|
Pedro Luis Castellanos
| |
Lunes, 04 de Junio de 2012
|

Proclamado Presidente electo,  por cierto en comicios en los que no hubo impugnación de ninguna mesa  ni observaciones de partido alguno a los resultados electorales emitidos por la JCE, Danilo ha de estar preparándose para asumir el próximo 16 de agosto, la mas alta magistratura nacional.

Como candidato; Danilo planteo que gobernaría  desde su elección. Esto, por supuesto, no debe interpretarse como menoscabo al actual gobierno. Muchas veces insistió en privado y en público, que el país tenía un solo Presidente y que Leonel  es el único Presidente hasta el 16 de agosto  próximo.  Debe comprenderse como expresión de su decisión de llegar a la toma de posesión del cargo, habiendo ya  definido y consensuado las principales decisiones que adoptara en los primeros días de su mandato. 

Desde esta perspectiva de compromiso con el país y con la propuesta programática que presentó al electorado, el periodo de transición adquiere gran importancia, no tanto  para la definición sobre asignación de cargos, sino sobre todo por los esfuerzos técnicos y políticos para definir los mas claramente posible, los principales planes y programas planteados como prioridad, su armonización con las disponibilidades presupuestarias inmediatas, y su armonización con los  intereses y aspiraciones de una sociedad plural y diversa. Es el momento de concertar y de mover la sociedad hacia una mejor disposición y comprensión de la necesidad de acuerdos y pactos que hagan viables los esfuerzos por sentar las bases de un nuevo modelo de desarrollo de crecimiento estable y menos vulnerable, y socialmente mas incluyente y compatible con la preservación de la naturaleza.

La propuesta programática que presentó Danilo, y por la cual votó la mayoría de la población, tiene gran coherencia  interna y sobre todo una clara direccionalidad. Esta basada en un enfoque sistémico que asume la complejidad de los procesos de cambio requeridos, que articula cuatro grandes ejes: a)  calidad de vida (desarrollo de programas focalizados de alto impacto social, y simultáneamente redes de servicios públicos  (educación, salud, seguridad social, entre otros), de calidad, cobertura universal y  económicamente accesibles para las familias). b) Un modelo económico basado en fortalecer nuestras capacidades de producción nacional de bienes y servicios, y el incremento de la productividad y competitividad,  en la generación de empleos, el encadenamiento productivo y el desarrollo de la economía solidaria, que enfatiza en el turismo, las zonas francas, la agropecuaria y la pequeña y mediana industria. c)  Cambios en la administración publica, hacia una mayor eficiencia, transparencia y participación. d)   Defensa y protección del medio ambiente y recursos naturales, así como adaptación al cambio climático.

Para cada uno de estos ejes, en la etapa final de la campaña electoral, se definieron los proyectos prioritarios y principales decisiones que requieren ser adoptadas para su mejor implementación, así como una aproximación a los costos, en comparación con la disponibilidad presupuestaria. En esta periodo de transición es necesario afinar tales proyectos y propuestas de decisión, y sobre todo ir creando los consensos sociales necesarios para la mejor gobernabilidad de los complejos procesos de cambio requeridos. Danilo ha dicho que su gobierno estará compuesto por grandes solistas, pero que tendrá una partitura única y que él, como Director, estará pendiente que nadie desafine.

Ayudar a Danilo a gobernar, en esta etapa, es participar y contribuir a que la sociedad supere las naturales tensiones que se generan  por los procesos electorales, pasar esta página, y concentrarse en lo que bien podría ser el inicio de un proceso de definición de un nuevo pacto social. Es continuar afinando la “partitura” del próximo gobierno, y seguramente apuntalar  los procesos de asignación de responsabilidades a quienes serán nuevos incumbentes.

El liderazgo del país necesita superar las pasiones que se desatan durante los procesos electorales, y profundizar en las propuestas programáticas, que progresivamente se van convirtiendo en la agenda y  plan de gestión del próximo gobierno. 

Es hora de trabajar para el futuro nacional. Se abre una etapa preñada de oportunidades y posibilidades, así como de acechanzas y limitaciones derivadas de la dinámica internacional. Ayudemos a construir los grandes consensos nacionales requeridos, alrededor de las grandes metas sociales propuestas por Danilo con base para un nuevo pacto social y un pacto fiscal, acompañados de un pacto por le educción y un pacto por la electricidad. Es hora de contribuir a unificar al país, para trabajar unidos en  favorecer la implementación del programa de Danilo. Hora de mirar hacia el presente y el futuro con optimismo. 

Perspectiva Ciudadana