|
Yasmeen Abu Fraiha
| |
Viernes, 27 de Julio de 2018
|

 

No necesito la Ley de Estado Nación Judío para recordarme que no soy igual a mis amigos judíos. Y sin embargo nací aquí, crecí aquí, esta es mi patria. No tengo intención de ir a ningún lado. 

Escríbalo, soy una mujer árabe.

Nacida en esta tierra

Soy palestina.

Mis padres son palestinos.

Y mis antepasados ​​son palestinos.

Mi madre y su familia fueron expulsadas de su hogar en 1967, cuando solo tenía ocho años, para que el ejército pudiera usarlo como un puesto militar. Mi abuela fue golpeada por soldados del ejército israelí cuando regresó una noche para pedir mantas para proteger del frío a sus siete hijos, que se vieron obligados a dormir a la intemperie.

Mi padre creció en una pobreza extrema, sin acceso al agua ni a la electricidad, mientras nuevas ciudades judías brotaban a su alrededor en la tierra de sus antepasados. Esta historia es parte de mí y ninguna ley cambiará eso.

No necesito la Ley de Estado Nación Judío para recordarme que no soy igual a mis amigos judíos. Me acuerdo de esto en cada viaje al aeropuerto Ben Gurion, en el cual me someto a rigurosos controles de seguridad debido a mi apellido. Me lo recuerda cada casero que oye el acento de mi padre y de repente decide que el apartamento ya no es apropiado.

Cada vez que mi hermano me dice que le pidieron que muestre su identificación en la entrada de su campus universitario, a pesar de que a sus amigos nunca se les pide que hagan lo mismo. Me lo recuerdan cada vez que me preguntan "¿Eres árabe? ¡Vaya, no pareces árabe! No te preocupes, todos somos humanos", y también cada vez que me miran cuando hablo en árabe.

No necesito la Ley de Estado Nación Judío para recordarme que el árabe no es el idioma oficial del Estado de Israel. Me lo recuerda cada vez que veo malas traducciones publicadas por ministerios y autoridades gubernamentales.

Cada vez que entro a una librería y no puedo encontrar libros en árabe. Lo recuerdo cada vez que descubro que otro documento médico importante no fue traducido al árabe o cuando no hay subtítulos en árabe en la televisión.

El racismo y la desigualdad no son un tema político, es algo personal. Cuando mi madre no puede ser enterrada en el lugar donde vivió la mayor parte de su vida, es personal.

Cuando los israelíes protestan y amenazan a un árabe que compró una casa en una ciudad totalmente judía, obligándolo a renunciar a la compra, es personal. Cuando una poeta es condenada en el tribunal por escribir poesía sobre opresión y discriminación, es personal.

Cuando las autoridades tratan de encubrir el asesinato de un educador que fue asesinado a tiros durante su propio desalojo, es personal. Cuando el vino se considera manchado porque fue tocado por la persona equivocada, es personal. Cuando a uno le dicen que no son lo suficientemente buenos para ser padres, es personal.

El racismo significa usar la identidad con la que alguien nació contra la persona que la porta. Significa decirle que es inferior por la identidad con la que nació. Es tan personal como todo esto.

El derecho a la autodeterminación nacional es un derecho personal y colectivo. No pido permiso a nadie para elegir mi propia identidad ni a qué grupos elijo pertenecer.

Tomen nota: nací aquí, crecí aquí, este es mi país y mi tierra natal. No tengo intención de ir a ningún lado, y mis hijos también se criarán aquí. Hablaré el idioma que elija y viviré donde quiera. Si esto me lleva a la cárcel, que así sea. No me iré en silencio.

La Ley Estado Nación judío y todas las actividades recientes del Gobierno en las últimas semanas son peores para los judíos que para los árabes. La legitimidad que otorga a las políticas discriminatorias de Israel le ubica junto a otros regímenes oscuros.

Ya no puede pretender ser "la única democracia en el Medio Oriente". Israel se ha colocado directamente en el eje del mal y ha elegido el lado equivocado de la historia.

Y sin embargo siempre he sido optimista. Mis padres, a pesar de lo que han pasado, siempre creyeron en una vida compartida. La historia demuestra que los buenos ganan y que los oprimidos no permanecen oprimidos para siempre.

Esto es cierto para el régimen de apartheid en Sudáfrica, la esclavitud en los Estados Unidos, la Revolución Francesa e incluso para el pueblo judío después de la Segunda Guerra Mundial.

Me alienta saber que las mentiras y las injusticias no son sostenibles por mucho tiempo. Tal vez este es realmente el momento de ir a las urnas en masa, como dijo nuestro primer ministro. Tal vez es hora de construir una "alianza de los oprimidos" con otros grupos que se enfrentan a la discriminación.

Perspectiva Ciudadana