|
Nestor Medrano
| |
Viernes, 23 de Noviembre de 2012
|

La consigna fue clara, la jornada fue multitudinaria y se escuchó una sola voz: cero tolerancia contra agresiones a la mujer. Fueron muchas voces de hombres y mujeres, cientos para ser más exactos, que se confundieron ayer en una marcha que unió a las autoridades con el pueblo en la causa común de reclamar el cese de la violencia contra las mujeres y los feminicidios. 

Fueron cientos de voces, esta vez, con una convocatoria que aglutinó a una mayor cantidad de personas que en eventos anteriores.

Cientos de hombres y mujeres marcharon bajo el lema: “Cero tolerancia a la agresión de género”, que encabezaron el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, y la ministra de la Mujer, Alejandrina Germán.

La marcha inició en la avenida Jiménez Moya y concluyó en el Centro de los Héroes, en una actividad masiva en la que estuvieron presentes la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández; la primera dama Cándida Montilla de Medina; el jefe de las Fuerzas Armadas, vicealmirante Sigfrido Pared Pérez, y el jefe de la Policía Nacional, mayor general José Armando Polanco Gómez.

Conciencia social
Ya en el Centro de los Héroes,  la ministra de la Mujer, Alejandrina Germán, se refirió a la necesidad de que en el país disminuyan los casos de agresiones hacia la mujer, los feminicidios, y que la sociedad asuma con conciencia que “nadie debe estar por encima de nadie”.

Por su parte, el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, habló de las iniciativas que a favor de la mujer ha iniciado esa institución, como el no esperar a que haya una constancia por escrito para actuar en consecuencia, ni otros trámites que se hacían anteriormente para tomar en cuenta la gravedad de un caso y actuar.

Domínguez Brito mencionó entre esas iniciativas para fomentar conciencia social, la campaña “Promesa de Hombre”, lanzada en el Palacio Nacional, y puesta en marcha en todo el país.

Se trató de la cuarta marcha realizada con esos fines. En esta ocasión, el apoyo fue mayor en términos de asistencia que en otras. 

 En este momento, dijo Domínguez Brito, se pretende cambiar una serie de procedimientos que hasta ahora se seguían dentro del ministerio público que marcaban situaciones inadmisibles, donde mujeres maltratadas tenían que llevar la propia citación contra la persona presuntamente imputada y otras situaciones críticas.  

Perspectiva Ciudadana