| |
Lunes, 26 de Agosto de 2019
|

 

 

El fuego continúa devorando la Amazonia. El gobierno brasileño desplegó un operativo militar para apagar los focos, luego de haber recibido duras críticas por demorar las acciones para combatir infinidad de focos. El papa Francisco pidió que los incendios “sean controlados lo antes posible” y bomberos voluntarios argentinos se ofrecieron para combatir el fuego.

El gobierno de Brasil finalmente envió dos aviones militares Hércules C-130 para apagar los incendios que devoran el Amazonas hace días.

El fuego afecta a siete de los nueve estados que conforman la Amazonia Legal brasileña, área que engloba a nueves estados brasileños, donde están apostados permanentemente 43 mil efectivos militares que ahora están disponibles para apagar el fuego. Desde los estados solicitaron al gobierno federal el envío de más tropas.

El Ministerio de Defensa del país vecino informó que los aviones ya comenzaron a arrojar miles de litros de agua sobre las llamas en la ciudad de Porto Velho en el estado de Rondonia, ubicada en el noroeste de Brasil.

Esta zona, donde vive medio millón de personas, es una de las más afectadas por las llamas y los habitantes de la ciudad están viviendo envueltos en una capa de humo que cubre la región.

"He vivido aquí durante 20 años y he visto muchos incendios, pero este humo en los últimos días, nunca había visto algo así antes", aseguró Welis da Claiana, una joven de 25 años que vive en Porto Velho.

"El humo ha afectado el 100 por ciento de nuestra vida diaria. Nos despertamos cansados de respirar el humo", lamentó.

Da Claiana, que trabaja en una empresa que se dedica al alquiler de automóviles, dijo que su actividad laboral se vio afectada por los incendios y que, además, forzaron la cancelación de vuelos en el aeropuerto local. "La visibilidad era horrible, nadie podía hacer nada", lamentó y señaló a los “grandes agricultores” como los causantes de los incendios.

La joven de 25 años contó también que cerró las ventanas de su casa en un intento por protegerse del humo. Sin embargo, se vio obligada a llevar a su hija al hospital porque comenzó a tener dificultades para respirar.

Deliana Amorim, otra de las habitantes de Porto Velho, alertó que los incendios están “aumentando cada año”.

En la misma línea que Da Claiana, afirmó que el fuego se generó por la deforestación que realizan los grandes agricultores para criar ganado o cultivar. “La conciencia de la gente no aumenta", lamentó Amorim.

“Yo me desperté en el medio de la noche por la luminosidad y el ruido y alerté a mi esposa", contó Aurelio Andrade, un campesino de 65 años que tiene una granja pequeña en Porto Velho.

El hombre, dueño de casi 50 vacas y algunas gallinas, teme que el avance del fuego perjudique a sus animales o a los de sus vecinos. "Nos ponemos muy tristes, porque si ese fuego los alcanza a ellos (los vecinos) o a nosotros, nos quedamos sin los animales", sostuvo.

El campesino afirmó que, si llega a alcanzar las propiedades de la zona “se nos hará muy complicado apagar el fuego”. “Solo Dios podría hacerlo", resaltó Andrade.

El Amazonas, que tiene una extensión superior a los 5 millones de kilómetros cuadrados, se extiende por ocho países y alberga un 20 por ciento de todo el agua dulce del mundo.

Además, este bosque tropical es el ecosistema con mayor diversidad de fauna y flora. Ahí vive cerca del 10 por ciento de todas las especies conocidas.

Organizaciones ecologistas alertaron que los recurrentes incendios y la deforestación de la selva amazónica tendrán consecuencias "profundas" no solo para el bosque tropical, sino para "todo el mundo".

Más de la mitad de los 79.513 incendios registrados en Brasil este año tuvieron lugar en la Amazonia, y 1,130 se iniciaron entre el viernes y el sábado.

El titular de la Coordinación Única de Operación (CUO) de Bomberos Voluntarios, Gustavo Nicola, afirmó que pusieron a disposición 360 bomberos para ayudar a combatir el fuego en el Amazonas.

“Son bomberos voluntarios de todo el país, principalmente de las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Mendoza y Tucumán. Estamos recibiendo minuto a minuto los nombres de más bomberos disponibles, creo que superaremos los 400”, precisó.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de voluntarios, Nicola afirmó que el Ministerio de Seguridad de la Nación sólo solicitó la colaboración de 20 brigadistas en esta primera etapa.

“Lamentablemente no se está enviando toda la ayuda que pusimos a disposición para los incendios del Amazonas, ya que sólo va un contingente de 20 bomberos”, señaló.

De los bomberos que viajarán a Brasil, 12 son de Córdoba y 8 de Santa Fe. “Los convocados poseen experiencia en incendios forestales. Todos están capacitados y entrenados para combatir este tipo de incendios”, aseguró Nicola.

Aunque todavía no saben el destino exacto, el titular de la CUO afirmó que viajarán los primeros días de esta semana. “Estamos preparando la documentación de cada bombero. Hoy se vacunaron contra la rubeola, hepatitis, tétanos y fiebre amarilla, que son las vacunas de rigor para viajar”, indicó.

Por su parte, el papa Francisco expresó su preocupación por los incendios y afirmó que la Amazonia es "un pulmón forestal vital" para el planeta.

"Estamos todos preocupados por los vastos incendios que se han producido en la Amazonia. Recemos para que, con el esfuerzo de todos, sean controlados lo antes posible”, expresó después del rezo del Angelus.

Perspectiva Ciudadana