|
Frank Pacheco
| |
Lunes, 02 de Octubre de 2017
|

 

Con frecuencia escuchamos que las empresas aseguradoras remuneran a las compañías, viviendas o personas cuando ocurre un accidente, tragedia u otra fatalidad… en el caso de un incendio, como el que consumió el almacén de una destacada tienda-supermercado próximo al kilómetro 13 de la autopista Duarte, ¿quién paga los daños ambientales, las aseguradora o la empresa?  De eso, seguro, usted nunca ha escuchado.

Lo cierto es que ese incendio -provocado o no- lazó a la capa de ozono millones de partículas envueltas en una nube de humo (negro como un tizón) que alcanzó el cielo raso dominicano, el primer domingo de octubre.

¿Quién se hará cargo del perjuicio medioambiental que se le acaba de hacer al planeta? ¿La póliza lo cubre? ¿La empresa está dispuesta a resarcir el daño? ¿Se entregarán recursos al Ministerio de Medio Ambiente para que, de alguna manera, pueda invertir en el cuidado del pedazo de planeta en que vivimos?

La respuesta única a tantas interrogantes es la siguiente: “Los millones de la póliza al bolsillo del empresario y los millones de partículas tóxicas al  medioambiente…”

 

 

Perspectiva Ciudadana