| |
Jueves, 07 de Junio de 2018
|

 

El hallazgo de desechos plásticos y químicos tóxicos en zonas alejadas de la Antártida durante 2018 es una prueba más de que la contaminación originada por el hombre se está expandiendo a zonas muy remotas del planeta, advirtió este jueves en Oslo el grupo ambientalista internacional Greenpeace.

Investigadores detectaron pequeños trozos procedentes de la degradación de productos que van desde las bolsas de compras hasta las llantas de automóviles, llamados “microplásticos”, en nueve de las 17 muestras de agua recogidas en la península Antártica por un barco de Greenpeace a principios del 2018.

Según el grupo, siete de las nueve muestras de nieve tomadas en tierra en la Antártida contenían productos químicos conocidos como PFAs (sustancias alquilatadas polifluoradas), que se usan en productos industriales y pueden dañar la vida silvestre.

“Podemos pensar en la Antártida como un yermo remoto y prístino, pero desde la contaminación y el cambio climático hasta la pesca industrial de kril, la huella de la humanidad es clara”, dijo Frida Bengtsson, de la campaña Proteger la Antártida, de Greenpeace.

En un comunicado, la activista afirmó que “estos resultados muestran que incluso los hábitats más remotos de la Antártida están contaminados con residuos de microplásticos, junto con químicos peligrosos y persistentes”.

La agencia ambiental de Naciones Unidas ha señalado que se detectó contaminación plástica desde el Ártico hasta la Antártida y en lugares remotos, incluida la Fosa de las Marianas, la parte más profunda de los océanos del mundo, en el Pacífico.

El martes, ese organismo informó que menos de una décima parte de todo el plástico que se ha fabricado ha sido reciclado, y señaló que los gobiernos deberían considerar prohibir o gravar las bolsas de un solo uso o los contenedores de alimentos para detener una marea de contaminación.

En un informe divulgado con motivo del Día mundial del medio ambiente, la ONU afirma que si las formas de consumo y de gestionar los desechos no cambian, tendremos unos 12 000 millones de toneladas de residuos plásticos en el año 2050.

“La magnitud del desafío es desalentadora. Desde los años 1950, la producción de plástico ha superado casi la de todos los demás materiales”.

De acuerdo con la ONU, se calcula que cada año se consumen cinco billones de bolsas de plástico en el mundo.

Perspectiva Ciudadana