| |
Lunes, 03 de Septiembre de 2018
|

 

Los tejos son árboles coníferos del género Taxus de cuya corteza se extrae el paclitaxel (Taxol®), un principio activo que bloquea la multiplicación de células cancerígenas. Lamentablemente para lograr una producción industrial deben ser talados y su recuperación lleva varios años, además la producción biotecnológica de esta molécula todavía necesita ser optimizada.

Esta problemática planteó buscar soluciones al grupo de “Biotecnologia Vegetal: Producción de Fitofármacos” de la Universidad de Barcelona (UB).

De esta institución es doctorada en biotecnología la mexicana Karla Ramírez Estrada, quien colaboró en el proyecto en la mejora de la producción biotecnológica del taxol y taxanos derivados, y también logró la caracterización de una enzima que es parte del metabolismo de la planta y está involucrada en la biosíntesis de este anticancerígeno.

Ramírez Estrada es química farmacobióloga por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y maestra en ciencias por el Cinvestav Irapuato. Llega a la UB a realizar un master experimental en Farmacia y un doctorado en Biotecnología del cual obtuvo el título con la mención de "Cum Laude" en 2015. Al siguiente año se integra al Centre de Reserca en Agrigenómica
 (CRAG), un consorcio catalán de entidades científicas al que está integrada la UB.

“El taxol y taxanos relacionados son metabolitos secundarios vegetales que han comprobado su eficacia al impedir la división de células cancerígenas, especialmente en pulmón, ovario y mama. Sin embargo, para obtenerlos hay que talar los árboles de los que se obtiene, por lo que se recurre a la producción biotecnológica a partir de células de esa planta en laboratorio”, refiere la especialista en biotecnología vegetal.

Explica que como parte del proyecto en la UB participó en dos rubros, por un lado en la combinación de dos moléculas elicitoras para mejorar la producción biotecnológica del taxol en células de dos especies de Taxus, con buenos resultados. En el otro formó parte del equipo científico que realizó el análisis funcional de un gen que forma parte de la ruta biosintética del taxol.

“Ese estudio demostró, confirmando las predicciones in silico
, que existe un gen que codifica una proteína que se encuentra localizada en el citosol y que está implicada en una de las últimas etapas de la ruta de biosíntesis de taxanos.

“Ambos estudios en conjunto pueden ayudar a contribuir a la creación de nuevos y mejores sistemas de producción sostenible de taxol y taxanos relacionados, mediante sistemas de elicitación o ingeniería genética”, detalla la actual académica de la Facultad de Ciencias Químicas de la UANL.

Sobre su estancia por siete años fuera de México, la doctora Ramírez Estrada comenta: “Me interesa explotar mi expertise en biotecnología vegetal para poder aprovechar los amplios recursos naturales de nuestro país de una manera inteligente y sustentable.

“Asimismo, quiero compartir mi experiencia en una institución europea a fin de mejorar el modo de trabajar en ciencia de las universidades mexicanas y mejorar la investigación en el país, esto derivará en obtener mayor confianza por parte de las empresas y así el científico nacional tendrá la oportunidad de aportar tecnología y mejoras en conjunción con universidades e instituciones extranjeras”, señala la joven científica neoleonesa.

Perspectiva Ciudadana