|
Redacción
| |
Domingo, 24 de Mayo de 2015
|

Interpretarán la pieza "The light in Cuban eyes" (La luz en los ojos de Cuba), de la artista estadounidense Madeleine Plonsker.  

Este domingo con motivo de la XII Bienal de La Habana, el coreógrafo estadounidense Pedro Ruíz estrena una pieza de ballet con música del pianista cubano Frank Fernández.  La obra de ballet tendrá su estreno mundial en el Teatro Martí de La Habana, capital cubana, y cuenta con una selección de estudiantes de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba Fernando Alonso y dos integrantes del Ballet Contemporáneo Endedans.  Los bailarines quienes interpretaran la pieza "The light in Cuban eyes" (La luz en los ojos de Cuba), de la artista estadounidense Madeleine Plonsker.  

Antes de la presentación, el pianista y concertista, Fernández, tocará las dos más célebres composiciones del Ave María, la de Charles Gounod y Juan Sebastián Bach, y la de Franz Schubert, piezas que habitualmente están en su repertorio musical.  El coreógrafo Pedro Ruiz, como de costumbre hará de "The light in Cuban eyes", una presentación que constituirá momentos auténticos de conexión y plasticidad de la danza con los ritmos afrocubanos.

El creador mantiene la técnica clásica, asociada a un estilo de danza más folklórica, pero su mérito radica en haberlo defendido con éxito pues la coreografía llena cada compás. También enlaza pasos complejos fuera de eje y con desplazamientos a una velocidad poco usual en las obras clásicas, que son las más comunes en el repertorio del ballet cubano. Ruíz conecta las artes mediante el movimiento y por eso compara su obra con el nacimiento de una flor.

“Cuba tiene una cultura muy rica y muy fuerte, con un buen nivel artístico y una identidad única que es apoyada por el sistema. Es una cultura que se ha mantenido por muchos años", Pedro Ruiz.

Ruiz comentó que la dinámica de la pieza exige una forma diferente de respirar y de usar la técnica clásica sobre una música muy cubana. Según la expresividad planteada por Fernández desde la música, Summer place (Lugar de verano), Lasting embrace (Abrazo perdurable) y Tres Estados del Alma apelan a emociones distintas. 

 

Perspectiva Ciudadana