|
Alejandro Luque
| |
Miércoles, 21 de Agosto de 2019
|

 - Músicos, escritores y artistas plásticos siguen inspirándose en la figura del poeta, convertido en inagotable paradigma de la libertad

- ¿No veis a Federico sonreír tras cualquiera de los videoclips de Rosalía, lorquiana sin saberlo, o sabiéndolo?, se pregunta el escrito Víctor Amela, otro cautivo del "duende" de Lorca.

Hay un grupo de whatssap que no descansa. Es la de un grupo de fanáticos de Federico García Lorca en el que figuran nombres como los del cantaor Miguel Poveda, el escritor Ian Gibson o el periodista Víctor Fernández, y en el que comparten cualquier noticia que tenga que ver con el granadino, ya sea el anuncio de una exposición, alguna reedición de su obra o una subasta de manuscritos.

El propio artista flamenco lo definió muy bien en el título que dio a su homenaje a Federico: Enlorquecido. Son muchos los que se reconocen en esa expresión, la prueba de que el poeta de Fuentevaqueros sigue despertando pasiones, más que nunca, 83 años después de su asesinato en el barranco de Víznar.

  

Miguel Poveda "enlorquece" a la ciudad de la Mezquita EFE

Poveda explica que decidió acometer el proyecto de Enlorquecido porque "empecé a preguntarme por qué después de tanto tiempo queriéndole, no había viajado aún hasta el fondo, hasta las entrañas de su poesía, y me había quedado en la superficie", recuerda.

"Pero las cosas pasan cuando tienen que pasar, me propuse hacerlo como reto, al principio era una montaña como el Everest, pero el propio Federico te arrastra. Más quieres saber, y más te enseña. Una persona tan noble y tan sabia siempre te deja con hambre de más”.

Con esa idea coincide otra cantaora, la granadina Marina Heredia, que está en cartel del Generalife de su ciudad natal hasta el 31 de agosto con el espectáculo Lorca y la pasión, con guion de Rosario Pardo: "Aparte de su legado artístico, que es muy amplio e intenso, por lo que he leído, Lorca tuvo que ser una persona muy interesante, no sólo como artista, sino por su filosofía de vida. Y una persona muy de verdad, leal a su gente, a su familia", explica.

Aunque es consciente de que una infinidad de creadores han trabajado sobre el mismo poeta antes que ella, defiende que García Lorca "es diferente cada vez que le metes mano. En mi caso he preferido hacerlo mío, que es como aportamos los artistas. La personalidad es el tesoro más grande que tenemos. Y yo tenía clarísimo que no quería hacer nada que hubieran hecho otros, ni en cuanto a músicas ni en cuanto a propuestas escénicas. Tuvimos la suerte de que la generación anterior, la de los Morente y Camarón, rompió moldes e influyó sobre todos nosotros. Pero ahora se trataba de partir de cero".

La tierra, que tira mucho, también influyó en el hecho de decantarse por esta poesía. "Los granadinos somos muy granadinos, llevamos dentro mucho amor por la ciudad. Nos quejamos mucho, pero no salimos de aquí", bromea.

Dibujantes de cómic enlorquecidos