|
Johnny Pujols
| |
Lunes, 02 de Mayo de 2011
|

Abril es un mes apropiado para hablar de los jóvenes. La historia que se evoca con la fecha nos hace recordar los cientos de jóvenes que en un acto de heroísmo y amor ofrendaron sus vidas por la patria y la democracia en los diferentes hechos que se iniciaron desde el final de la dictadura trujillista, y que como consecuencia del aborto al primer gobierno democrático del país encabezado por el Prof. Juan Bosch, culminarían con la guerra de abril y la invasión militar norteamericana.

En esa ocasión como hoy ser joven significaba estar a la vanguardia, es decir, entender el momento histórico, interpretarlo y la consecuente acción como un llamado necesario que podía ser escuchado por cada joven dominicano en cualquier lugar en que se encontrara. Significaba asumir postura en las situaciones que trascendían al mundo particular de cada uno.

Los jóvenes de hoy tienen la misma oportunidad de protagonizar, de hacer la historia de mañana en el presente, tienen muchos medios a disposición y no tendrían que asumir tantos riesgos, existiendo aún tanta necesidad de hacer como hace cuarenta años, claro, ahora las necesidades son distintas y los medios también.

Se necesita un nuevo liderazgo político y se buscan nuevos estándares de equidad y equilibrio social. Los requerimiento de sacrificio son mínimos y la historia solo espera de los jóvenes, la participación y las propuestas. No habrá que empuñar el fusil. Los espacios afortunadamente están creados, junto con ellos el momento y la expectativa histórica sobre quienes se espera para hoy, que con su voz y trabajo luchen por el ideal de democracia dibujando en cada paso las huellas del mañana.

Perspectiva Ciudadana