|
Ignacio Escolar
| |
Jueves, 06 de Septiembre de 2012
|

El Gobierno se ha comprometido con Europa a que el déficit público español será del 6,3% este año (4,5% en el Gobierno central, 1,5% en las autonomías, 0,3% en los ayuntamientos y 0% en la Seguridad Social). ¿La realidad? Que es probable que cerremos 2012 más cerca del 8,9% del año pasado que de esa previsión: que incluso es posible que el déficit español no retroceda o lo haga en apenas unas décimas, a pesar de todos los recortes y subidas de impuestos. Las cuentas que  Merkel y el BCE están mirando hoy con lupa son así:

  • 1. Autonomías. La previsión del Gobierno es que cierren en el 1,5% de déficit. No parece probable que vaya a pasar. Según un estudio de FEDEA, estará más cerca del 2,2% que del 1,5%, pero incluso ese cálculo es optimista. La desviación probablemente será mayor porque ese 2,2% solo se alcanzará si todas ellas cumplen con sus ajustes al cien por cien, cosa difícil. ¿La previsión más realista? Que estará entre el 2,2% y el 2,5%.
  • 2. Seguridad Social. Estaba previsto que acabase en empate: sin déficit ni superávit. Sin embargo, el Gobierno está estudiando recurrir al fondo de reserva y ya se ha visto obligado a tirar del dinero de las mutuas de accidentes, así que también parece imposible que esta previsión vaya a cuadrar. El paro está peor de lo esperado, lo que está hundiendo los ingresos por cotización. ¿Lo más probable? Que la seguridad social acabe con un déficit de algunas décimas: entre el 0,2% y el 0,5%, dependiendo de si el Gobierno rebaja o congela las pensiones, a pesar de todo lo que prometió.
  • 3. Gobierno central. Está previsto un déficit del 4,5% para todo el año. Sin embargo, en solo siete meses ya se ha alcanzado el 4,6%, así que también aquí vamos mal. Es verdad que parte de ese déficit se explica por los adelantos a las CCAA de las entregas a cuenta y las liquidaciones, y también que en los últimos meses del año se aplica la subida del IVA, pero aún así es muy difícil que se pueda cumplir. ¿La previsión más probable? Que el Gobierno central se desvíe entre cinco décimas y un punto y el déficit acabe entre el 5% y el 5,5%.
  • 4. Ayuntamientos. La previsión es del 0,3%. Es difícil saber hoy si se podrá lograr porque no hay ni informes ni estadísticas fiables, así que lo vamos a dejar así.

¿La conclusión? Que en el mejor escenario el déficit se va al 7,7% y, en el peor, al 8,8%: solo una décima menos que en 2011, a pesar de todos los sacrificios que han elevado el paro y agravado la recesión. Enhorabuena, presidente Rajoy.

Perspectiva Ciudadana