|
Henry Molina
| |
Miércoles, 08 de Agosto de 2012
|

En nuestro país se ha hablado mucho de la necesidad del fortalecimiento del estado de derecho y de invertir en condiciones para que el imperio de la ley se haga realidad. Vivimos en una sociedad donde el respeto a la ley vive una crisis y ya es hora de terminar con ella.

Nos encontramos en una coyuntura política en la que está a punto de inaugurarse un nuevo gobierno, cuyo presidente electo Danilo Medina ha planteado la necesidad de la sensatez y el compromiso del ejercicio honesto de la administración pública, lo cual provee el momento propicio para pasar la acción ¿Por dónde empezar?

Durante su campaña en diversos discursos el entonces candidato presidencial, y hoy presidente electo, planteo 4 objetivos estratégicos:

  1. Fin de la Impunidad: La justicia tiene la misión de derrotar la criminalidad y la corrupción dondequiera que se encuentre.
  2. Seguridad Jurídica para el Desarrollo Económico: La nación debe ser capaz de garantizar la protección a la inversión, el empleo y el crecimiento.
  3. Justicia al Alcance de Todos: y más allá de ser accesible, la Justicia tiene el deber de ser oportuna y de calidad.
  4. Adecuación Institucional: La Administración de la Justicia debe desarrollarse en un contexto de eficiencia y eficacia.

Ya es hora de que, como nación, demostremos un compromiso con la seguridad y el cumplimiento de la ley. La comunidad internacional se mantiene vigilante sobre este aspecto, los inversionistas lo necesitan y, mucho más importante aún, la sociedad lo reclama.

Por eso, debemos fortalecer las capacidades del Ministerio Público en materia de investigación penal y en la persecución estratégica, táctica y operacional. Hay que fortalecer el programa de formación continua del Ministerio público, dotarlo de una plataforma de Tecnología de la Información, diseñar e implementar procedimientos de recolección, procesamiento, análisis y publicación de información relativa a estadísticas, indicadores e información de inteligencia delictiva.

La Justicia Dominicana enfrenta grandes retos. Las soluciones están planteadas, es hora de pasar a la acción.

Perspectiva Ciudadana