|
Henry Molina
| |
Martes, 02 de Octubre de 2012
|

Un Gobierno democrático forma parte de la estructura del Estado en la que además participan el Poder Legislativo, el Poder Judicial y la Sociedad; aunque nadie duda que, en su rol de Administrador del Estado, el Poder Ejecutivo es quien carga con las responsabilidades de mayor peso en la tarea conjunta de garantizar la gobernabilidad. El Jefe de Gobierno deviene en el máximo referente, poseedor de un discurso diferenciado que habla del poder y desde el poder.

En nuestro país, la priorización del ejecutivo implica que en este poder se concentran las principales obligaciones del Estado. La Sociedad espera que el Gobierno sea capaz de garantizar el funcionamiento del conjunto social en un ambiente democrático.

Los deberes del Gobierno empiezan entonces por las obligaciones consignadas en la constitución de la República, del Ejecutivo se espera que sea el primero en cumplir la ley. El Gobierno se ve también comprometido con tratados y acuerdos internacionales, con otros países, asociaciones de países u organismos financieros. Por otro lado, el gobierno hereda programas y proyectos que estaban en curso al momento de iniciar la gestión, compromisos adquiridos por la gestión anterior con actores sociales o económicos y que necesitan de la continuidad del Estado y de una institucionalidad que garantice su ejecución ininterrumpida. Por último, podemos contar entre los deberes los programas anunciados en el plan de gobierno, las acciones prometidas durante la campaña y los compromisos adquiridos en ella o a consecuencia de ella.

Cuando a la fórmula de estos deberes sumamos los diferentes actores involucrados, sus agendas, sus intereses, sus expectativas y sus preconcepciones, nos topamos a menudo con un cociente con potencial para la crisis. La función de gobernar trae consigo enormes complejidades y presión sobre los equipos de gobierno los cuales deben ser capaces de ofrecer respuestas preactivas y proactivas en un marco democrático. La gobernabilidad es una consecuencia de las acciones correctas del gobierno y es una batalla que hay que salir a ganar cada día

Perspectiva Ciudadana