|
Henry Molina
| |
Jueves, 21 de Noviembre de 2013
|

Hay varios aspectos que me parecen de la mayor relevancia en lo que respecta a la renovación de lo público, considerando esto último como algo esencial para establecer plenamente un Estado social, democrático y de derechos realmente funcional, efectivo y que abarque a toda la ciudadanía con sus efectos, deberes y garantías.

El primero de ellos es la necesidad de desarrollar relaciones de corresponsabilidad sobre la cohesión y la convivencia, lo que sólo puede instituirse si se restituye la apropiación de lo colectivo por parte de toda la sociedad, si deja de ser un ámbito enajenado,  del que la ciudadanía es excluida.

Por eso es tan importante que la acción de gobierno sea, como ha caracterizado a esta administración, una permanente búsqueda de pactos y compromisos para la 70-410 actuación colectiva. Ese entendimiento de que hay que construir lo colectivo como expresión de acuerdos sustentados en una visión de equidad, justicia y derechos no es un gesto, no es sólo una “forma”, sino que es un aspecto político fundamental de la estrategiade progreso social que sustenta la administración del Presidente Danilo Medina.

Otro factor sumamente importante es la correspondencia de los regímenes de sanciones replica bags legales con la cultura ciudadana. La cultura ciudadana establece los estándares de valores sociales y la ética pública, que es una expresión de valores morales adoptados convencionalmente por la sociedad desde el nivel comunitario, familiar, gregario. Pero que a su vez son determinados por cómo ocurren las cosas en la dimensión pública, en el funcionamiento de las instituciones de la sociedad.

La institucionalidad no será lo que disponen los códigos, leyes y normas si no expresa un “deber ser” convenido por la escala de valores sociales y la ética pública. Si predomina una especie de “cinismo social” subyacente en la conciencia colectiva, que entiende que todos somos corruptos, que no hay un interés general, que cada uno tratará de aprovecharse de las circunstancias para buscar su designer repilca handbags propio beneficio sin tomar en cuenta a los demás, y que, sobre todo, prescribe que esa actitud cínica es la correcta, porque es lo que todos hacemos o haremos, entonces no importa lo que escribamos en las normas y leyes, porque lo que sucederá será lo que está sancionado socialmente como lo que debe hacerse..

Para comenzar a desmontar esta estructura ética perversa, hace falta la iniciativa, decisión y constancia del liderazgo institucional, público, político y social. Los máximos responsables de la administración pública y de la representación social y política, tienen que mostrar una relación con sus obligaciones, con el marco institucional y con la ciudadanía que no dé pie a otra cosa que el reconocimiento de que se comportan en apego a sus obligaciones y a las normas, a lo que debe ser.

La constancia y consistencia son fundamentales, porque si no son evidentes, la gente tenderá a pensar que hay acomodo y que “una cosa es con violín y la otra con guitarra”.  Sólo desde la credibilidad de una actuación del liderazgo público apegada a lo que debe ser según las normas, se puede fundamentar la credibilidad de las decisiones posteriores y la certeza de la gente de que hay un régimen de valores legales, sociales y éticos que deja de ser manejado a conveniencia.

Por esta razón es que la acción decidida de defensa y promoción de un régimen de garantías y un régimen de consecuencias constituyen otro hermes handbags online factor de vital importancia en la renovación de lo público. Un régimen de garantías para que toda persona se sienta segura de que no está a expensas de la arbitrariedad del poder político. Y un régimen de consecuencias para comenzar a fundar en la conciencia colectiva la seguridad de que las normas tienen el valor que les corresponde en la vida colectiva.

 

En una situación tan compleja como la que caracteriza el devenir de la vida pública en la República Dominicana, actuar conforme a esta visión, de un modo que convenza de que la actuación pública no está condicionada por la conveniencia, ni por la búsqueda de retaliaciones ni por la revancha o la cercanía, es un delicado proceso de interacción entre liderazgo y sociedad, entre responsables del poder político y social y la ciudadanía ante la cual designer replica handbags deben responder. Es un asunto realmente complejo.

Todo esto no es más que una parte del proceso de devolución de lo público al ciudadano, de la superación de la enajenación de la ciudadanía respecto de lo público, problema cuya solución no puede ser eludida si se pretende el incremento de la gobernanza o buen gobierno como fundamento de la gobernabilidad. Y todo esto está íntimamente ligado a la rendición de cuentas y el apego al marco de la institucionalidad, sin los cuales la corresponsabilidad mencionada al principio de este artículo como necesaria frente a los asuntos de cohesión y convivencia no podrá ser construida.

Se trata de una serie de círculos virtuosos que tenemos que tejer en un proceso 70-410 certification convergente, complejo, pero verdaderamente posible, porque si se asume la determinación de construir ciudadanía, se encontrará que todos estos ámbitos se retroalimentan y fortalecen entre sí.

Perspectiva Ciudadana