|
Guillermo Ricart Calventi
| |
Viernes, 07 de Diciembre de 2012
|

El 31 de octubre del año 2003 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que entro en vigor en diciembre del 2005 y designo el 9 de diciembre como Día internacional contra la Corrupción.

Dicha Convención tiene 164 Estados partes, entre estos el nuestro, la meta del organismo internacional es alcanzar una adhesión universal a los compromisos consagrados en el texto aprobado y los compromisos derivados.

La corrupción es pues una lacra de la sociedad humana que adquirió identidad y movilidad global asumiendo modalidades prototípicas que se encuentran en la mayoría de las naciones, causando daños devastadores en los países en vías de desarrollo, convirtiéndose en uno de los principales obstáculos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el 2015.

Recursos necesarios para brindar a las poblaciones cobertura de salud, educación, agua potable e infraestructura vial, se vierten por la cañería de la corrupción que permea el accionar de los estamentos burocráticos tanto como al empresariado y demás actores económicos y sociales.

La corrupción distorsiona la existencia de nuestras sociedades de tal manera que pone en peligro la cohesión de estas y reduce las potencialidades y oportunidades de individuos y comunidades, creando desigualdades abismales. |Atenta contra los Derechos Humanos, frena el desarrollo y el crecimiento económico.

Se sabe que la corrupción y su imperio le hacen daños irreparables al medio ambiente impidiendo el uso racional y sostenible de los recursos naturales, pues gracias a esta se cometen todo tipo de depredaciones y daños a la naturaleza.

La lucha contra la corrupción es un deber de todos, en ese sentido debe reconocérsele al gobierno dominicano presidido por Danilo Medina su compromiso y la voluntad manifiesta de impedir  que la corrupción manche su mandato y le impida cumplir con el pueblo que lo eligió, de ahí la importancia del llamado Código de Pautas Éticas para servidores y altos funcionarios públicos cuya firma impuso a todos a quienes ha designado.

Usando la transparencia como arma contra la corrupción el Presidente Medina ha dispuesto una serie de acciones que  le permiten a la ciudadanía la participación activa en los procesos y el manejo de los recursos públicos.

A pesar de ello  este domingo 9 hay quienes pretenden politizar este Día Internacional de lucha Contra la Corrupción, cuando en realidad deberían reconocer a su gobierno como dispuesto a atacar de frente este mal y  mejorar la calidad del gasto público.

Ya veremos a mansos y cimarrones perder el tiempo intentando  dañar, sin la suficiente calidad moral para ello , la imagen de una gestión apegada a la correcta gobernanza y comprometida con esta lucha que es de todos.

Perspectiva Ciudadana