|
|
Miércoles, 07 de Septiembre de 2011
|

Por primera vez, investigadores en Estados Unidos demostraron que los árboles pueden acceder directamente al nitrógeno contenido en las rocas, creciendo más y aumentando así su capacidad de capturar de la atmósfera dióxido de carbono, CO2, el principal gas que contribuye al calentamiento global.

Si los árboles pueden obtener más nitrógeno de lo que se pensaba, ello significa que habrá menos CO2 en la atmósfera.

"Los resultados de la investigación nos dejaron boquiabiertos. Cuestionan todo lo que sabemos hasta ahora sobre el ciclo del nitrógeno y lo que dicen los libros de texto", dijo Benjamin Houlton, bioquímico de la Universidad de California-Davis y uno de los autores del estudio.

"Los nuevos datos indican que los modelos de computación utilizados para estudiar el cambio climático no sólo deben considerar el nitrógeno en la atmósfera, sino también en las rocas".

Vía sorpresiva

El nitrógeno se encuentra en moléculas vitales en proteínas y en ADN, por ejemplo, y es ampliamente utilizado en fertilizantes. Es el nutriente cuya carencia más limita el crecimiento de las plantas en ecosistemas naturales.

Hasta ahora se pensaba que el nitrógeno sólo podía ingresar a un ecosistema desde la atmósfera, ya sea disuelto en gotas de lluvia o bien a través de plantas con la capacidad de fijarlo o asimilarlo.

Pero la cantidad de nitrógeno que ingresa por estos medios es limitada. Se creía que debido a esa limitación los ecosistemas no llegaban a obtener cantidades óptimas para un crecimiento vegetativo máximo.

Que los árboles puedan acceder directamente al nitrógeno en las rocas tiene profundas implicaciones.

"Hay suficiente nitrógeno en una pulgada, 2,5 cms, de las rocas que estudiamos para promover el crecimiento de todo un bosque de coníferas durante 25 años", dijo Randy Dahlgren, coautor del estudio.

"Este nitrógeno contribuye a la fertilidad a largo plazo de muchos de los bosques en California".

"También vale la pena notar que el nitrógeno en las rocas que analizamos data del tiempo de los dinosaurios, cuando los restos de plantas y animales fueron incorporados a los sedimentos que se transformaron en rocas", agregó Dahlgren.

Impacto global

El estudio de la Universidad de California Davis encontró que las rocas ricas en nitrógeno tienen un gran impacto en la fertilidad de los bosques.

Los datos de los bosques estudiados en el norte de California indican que en los suelos sobre capas de roca ricas en nitrógeno, la cantidad de carbono capturado y depositado por los árboles es el doble que en suelos sobre rocas pobres en nitrógeno.

La productividad de los bosques en suelos sobre rocas con altos niveles de nitrógeno era aproximadamente un 50% superior.

Para confirmar el vínculo entre el nitrógeno en los árboles y el nitrógeno en las rocas, los investigadores identificaron los isótopos, átomos de un mismo elemento que difieren en masa.

Los isótopos en el nitrógeno de las rocas correspondía a los del nitrógeno en el suelo y en los árboles, indicando claramente el vínculo.

El nivel de nitrógeno en las rocas sedimentarias que cubren el 75% de la superficie terrestre tiende a ser elevado, por lo que el estudio podría tener implicaciones a nivel global.

"Si los bosques también pueden alimentarse del nitrógeno en las rocas, esto significa que podría ser necesario modificar las predicciones de cambio climático", señaló Houlton.

Los investigadores señalan que deberán hacerse estudios en otras partes del mundo para determinar cómo afecta el nitrógeno en las rocas el crecimiento de los bosques a nivel mundial.

Perspectiva Ciudadana