|
Mariela Mejía
| |
Lunes, 30 de Mayo de 2011
|

En mayo de 2008 a "Don Saúl" (pidió reserva de su nombre) le amputaron el pulgar del pie derecho a causa de la diabetes. Desde esa fecha, el auditor de una institución del sector público espera que finalmente le otorguen su pensión por discapacidad, ya que considera que es una carga para el organismo que, desde hace dos años, le paga sin trabajar.

En otro caso, una bioanalista está también a la espera de que la pensionen por padecer una desviación en su columna.

Saúl, de 64 años, señala a DL que como él, conoce otros 20 casos de afiliados que esperan que la Superintendencia de Pensiones (Sipen) le otorgue su pensión fruto de una enfermedad, que los inhabilita parcial o totalmente para ejercer su trabajo u oficio remunerado, esto amparado en el artículo 46 de la Ley 87-01. Pertenecen al universo de las más de 900 solicitudes que se evalúan en el sistema de Capitalización Individual. El problema es que la espera es larga.

"Eso no puede ser, eso es imposible. El tiempo promedio son 254 días", señala el superintendente de Pensiones, Joaquín Gerónimo, quien se queja de la lentitud del sistema y enfatiza en que se trabaja para que sea en 90 días.

Gerónimo participó en un taller de unificación de criterios con todos los médicos que forman parte de las Comisiones Médicas Regionales y Nacionales y la Comisión Técnica de Discapacidad para evaluar y poner al día el Manual de Calificación del Grado de Discapacidad. "Una vez se pongan de acuerdo ya no habrá mucha dilación", garantiza.

Contrario al Superintendente, Don Saúl entiende que la lentitud no se debe a ello, sino a que los fondos de pensiones "no los están usando en lo que tienen que usarlo".

Con una carpeta llena de documentos, cuenta que tras tomar 11 licencias médicas y ser operado, le rebotaron una evaluación hecha por el Hospital Marcelino Vélez Santana por ser un centro mixto (público y privado). Luego acudió al Padre Billini donde, en febrero de 2009, lo declararon "no apto para el trabajo productivo". Más tarde, lo enviaron a la Dirección de Información y Defensa del Afiliado (DIDA), donde le aseguraron que su pensión saldría.

El sistema
Desde que se inició el Sistema de Pensiones por Discapacidad del Sistema Dominicano de Seguridad Social, se han concedido unas 1,126 pensiones de este tipo para un promedio de RD$6,643 por afiliado.

Según datos suministrados por la Sipen a DL, al 31 de marzo de este año, de las 1,126, las masculinas son más, con un registro de 551pensionados por discapacidad total, quienes reciben un promedio de RD$7,403, y 163 discapacitados parciales, quienes devengan RD$4,081. Las mujeres suman 260 a nivel total, quienes reciben un promedio de RD$8,756.71 de pensión, y 152 a nivel parcial, para un promedio de RD$3,018 de pensión.

Se considera una discapacidad total cuando la situación reduzca en dos tercios (mayor o igual al 66.67%) la capacidad productiva del trabajador.

Las funciones
Las Comisiones Médicas Regionales se encargan de evaluar al afiliado para determinar el grado de discapacidad, de acuerdo con las normas de evaluación y calificación del grado de discapacidad, elaboradas por la Sipen y aprobadas por el Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS).

Cuando el afiliado a las Asociaciones de Fondos de Pensiones (AFP) no esté conforme con el dictamen de la Comisión Regional, puede apelar ante la Comisión Médica Nacional.

Perspectiva Ciudadana