|
dpa
| |
Martes, 03 de Agosto de 2004
|

El presidente Hipólito Mejía fue sacado hoy por su guardia de seguridad en medio de una lluvia de pedradas y de una balacera de la estatal Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).


"Esa es la misma actitud de lo que pasó en Baní, de impedir que se inauguren obras", indicó Mejía en declaraciones a periodistas, luego de que los miembros de su seguridad lo sacaron por la parte trasera de la biblioteca central de la UASD bajo una lluvia de piedras.


Ante las piedras lanzadas por cientos de estudiantes que gritaban "Epa fuera que va", los integrantes del Cuerpo de Ayudantes Militares (CAM) hicieron disparos al aire para dispersar a la multitud y proteger al mandatario y a su caravana.


Mejía, quien concluirá su gobierno el 16 de agosto próximo en medio de una de las mayores crisis económicas y de servicios que vive el país, fue repelido con piedras por los estudiantes de la UASD cuando acudió a inaugurar el nuevo edificio de la biblioteca central, aún inconcluso.


"No queremos una biblioteca sin libros, no la van a inaugurar", gritaban los estudiantes al lanzar rocas en contra de la biblioteca central e incendiar neumáticos hasta impedir que el gobernante cortara la cinta para dejar abierto el inmueble.


En el país "no hay gasolina, ni gas, ni gasoil y el presente se la pasa inaugurando obras que no están terminadas", comentó Nury Taveras, estudiante de la Facultad de Derecho que participó en la protesta.


Al ritmo de las consignas "Epa fuera que va", que fue uno de los lemas de la campaña proselitista del próximo presidente, Leonel Fernández, y "El 16 de agosto salimos de este loco", los estudiantes de la UASD lograron que Mejía abandonara el campus de la universidad, que aloja a 144.000 alumnos.


Al salir, las pedradas lanzadas contra la caravana presidencial lograron romper los cristales del vehículo del secretario de Obras Públicas, Miguel Vargas Maldonado.


"La Presidencia de la República no tiene ningún comentario, ustedes los periodistas estaban ahí", indicó el vocero de la Presidencia, Luis González Fabra.


Luego que la caravana presidencial abandonó el recinto de la mayor casa de estudios del país, una turba de estudiantes arrancó e incendió la tarja en la que se leía que Mejía había inaugurado durante su periodo constitucional la biblioteca central.


La construcción de la biblioteca, que duró unos seis años, comenzó en la administración de Leonel Fernández, quien gobernó de 1996 a 2000 y volverá a la Presidencia el 16 de agosto tras vencer, con el 57,11 por ciento de los votos, a Mejía.


El mandatario dominicano, quien pese a sus bajos niveles de popularidad y la oposición de amplios sectores de su partido se postuló a su reelección en los comicios del 16 de mayo pasado, concluirá su mandato cuando el país está sumido en una de sus más profundas crisis económicas.


Con niveles de inflación de más del 53 por ciento desde enero de 2003 a la fecha, una devaluación de su moneda en más del 65 por ciento y la quiebra de tres bancos en 2003, la crisis dominicana se ha visto agravada desde los comicios de mayo con la escasez de combustibles y apagones de hasta 36 horas en las provincias y de 14 en la capital.


Según datos oficiales, mientras el país requiere de 1.600 megavatios-hora para que haya luz, las plantas generadoras privadas y estatales sólo producen entre 500 y 700 megavatios-hora debido a las deudas del Estado de más de 300 millones de dólares.


 

Palabras Clave: 
Perspectiva Ciudadana