| |
Lunes, 01 de Junio de 2020
|

 

Washington (EE.UU.) Las víctimas estadounidenses de la Covid-19, que ya superan aquí el millón 800 mil contagiados y unos 105 mil fallecidos, parecen estar hoy fuera de las prioridades del presidente Donald Trump, más interesado en la exploración espacial.
"Vamos a ir a la Luna para poder ir hasta Marte", dijo tras asistir este fin de semana al lanzamiento de la nave Crew Dragon, desde el sur de la Florida hacia la Estación Espacial Internacional. El espacio será una de las cosas más importantes que hemos hecho, dijo y agregó que esto es sólo el comienzo.
El exitoso arribo de dos astronautas norteamericanos se hizo en medio de la crisis sanitaria que afecta a todo el planeta Tierra, pero especialmente a Estados Unidos, en medio de críticas a Trump por minimizar los peligros de la pandemia e incluso por intentar responsabilizar, primero a China y ahora a la propia Organización Mundial de la Salud.
Opositores de Trump reconocieron el éxito técnico del vuelo espacial, pero subrayaron que se trata, en realidad, de una hazaña de la empresa privada SpaceX, propietaria del Crew Dragon.
El vuelo se hizo al amparo de una Orden Ejecutiva firmada por Trump, que reconoce formalmente los derechos de los intereses privados para reclamar recursos en el espacio exterior, incluidos la Luna, asteroides y otros cuerpos celestes con eventuales fines comerciales, turísticos y mineros.
De hecho, apenas asumió la presidencia (2017), el mandatario ordenó a la NASA acelerar sus planes de exploración espacial, incluyendo la llegada a Marte en la década de 2030. El año pasado, prometió "restablecer el dominio y liderazgo" de Estados Unidos en el espacio.
Las mismas fuentes indicaron que tal medida va en dirección contraria al Tratado del Espacio Exterior, de 1967, que admite exploración y uso del espacio extraterrestre solo en beneficio y en interés de todos los países, pero que Trump no ve como un bien de propiedad común.

Perspectiva Ciudadana