| |
Martes, 16 de Junio de 2020
|

 

La caída de las remesas, como se proyecta este año en medio de la pandemia de Covid-19, impactará en el bienestar de millones de familias, especialmente en mujeres y niñas, alertaron hoy desde ONU.

En su mensaje por el Día Internacional de las Remesas Familiares, el secretario general de la ONU, António Guterres, indicó que esos envíos de dinero caerán en aproximadamente un 20 por ciento, unos 110 mil millones de dólares, según estimaciones del Banco Mundial.

Tal baja en las remesas podría generar hambre, pérdida de escolaridad y deterioro de la salud entre decenas de millones de familias, con un impacto especialmente fuerte en las mujeres y niñas, recalcó el titular de Naciones Unidas.

Varias naciones y organizaciones emitieron un llamado a la acción para "mantener el flujo de remesas", instando a los responsables políticos a declarar los servicios de remesas como esenciales y facilitar la ampliación de los canales digitales, señaló el diplomático portugués.

En este momento de crisis global, hago un llamamiento a las personas de todo el mundo para que apoyen a los migrantes, quienes se encuentran entre los motores de la economía global y hacen contribuciones cruciales para el bienestar en todo el mundo, añadió.

Asimismo, Guterres pidió a todas las partes interesadas que tomen medidas para reducir los costos de transferencia de remesas, brindar servicios financieros para los migrantes y sus familias, particularmente en las zonas rurales, y promover la inclusión financiera para un futuro más seguro y estable.

El Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular ofrece una plataforma clave para la acción, apuntó.

Hagamos todo lo posible para apoyar a millones de familias a alcanzar sus propios objetivos, al hacerlo, nos acercaremos a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, consideró.

En este día internacional, dijo, reconozcamos la determinación de 200 millones de migrantes que regularmente envían dinero a sus hogares, y los 800 millones de familiares en comunidades en desarrollo que dependen de esos recursos.

Tan solo el año pasado, de acuerdo con cifras de la ONU, las remesas a países de bajos y medianos ingresos alcanzaron un récord de 554 mil millones de dólares, más del triple de la asistencia oficial para el desarrollo, y superaron al nivel de inversión extranjera directa en esos lugares.

Perspectiva Ciudadana