|
Por: Carlos Nuñez
| |
Jueves, 25 de Septiembre de 2014
|
Carlos Nuñez

Desde el inicio de la proliferación de los medios de comunicación tradicionales (prensa escrita, radio y televisión) las ligas profesionales de todo el mundo, pero en especial la de Estados Unidos, han tenido un crecimiento vertiginoso gracias a la comercialización de sus respectivas disciplinas con los medios información de consumo masivo.

Ha sido tan grande el salto económico que se produjo en empresas televisoras y periódicos desde los años 70 hasta hoy día, que dichos medios pagan cientos de miles de millones de dólares al año para poder obtener los derechos de transmisión de las principales ligas deportivas profesionales de todo el mundo.

La Industria Deportiva en Estados Unidos genera alrededor de 40 mil millones de dólares al año (MLB 11,300 / NFL 9,500 / NBA 7,500 / NHL 5,250 / MLS y otras 5, 500) siendo un sustento más que importante para la economía, ya que dinamiza y provee empleos indirectos que no se tomaron en cuenta en estas cifras ofrecidas.

Pero hoy por hoy la imagen de dichas ligas se ve empañada por situaciones puntuales que dejan entre ver deficiencias en la forma de impartir justicia por parte de sus principales autoridades, y aun más grave, su accionar en torno a temas que afectan directamente el núcleo mismo de las sociedades como son racismo y violencia.

Industrias del deporte tan importantes como MLB, NFL, NBA, tienen su imagen actualmente con tendencia a decaer, debido a incidentes “mal manejados” que han dejado en entre dicho el compromiso de las mismas con las sociedades que consume su espectáculo y sus productos.

A través del paso de los años, hemos sido testigos de las críticas de las que ha sido objeto la MLB y su comisionado Bud Selig, debido a todos los escándalos relacionados al consumo de esteroides por parte de los jugadores y la cacería de brujas que se desato.

Sin embargo el tiempo ha demostrado que no solo era esta la liga profesional de USA la única que tenía problemas, sino que en las demás también existían ocultas varias situaciones muy graves.

Tan grave es el caso actual que 2 de las 3 principales ligas deportivas profesionales mayores en Estados Unidos (MLB-NBA-NFL-NHL) tienen problemas complicados de manejar y con un alto grado de contaminación social a todos los niveles.

Más allá de los cambios de identidades, recorte de las edades, uso de sustancias que alteran el rendimiento, falsificaciones de documentos, detenciones por manejar bajos los efectos del alcohol, drogas y cualquier otra infracción que pueda cometer un jugador del deporte, liga y nacionalidad que sea, hay otras situaciones aun más graves que han aflorado en industrias deportivas que fueron tomadas como ejemplos virtuosos de imagen y manejo en las ultimas 3 décadas a nivel mundial como la NBA Y NFL.

Clippers

Hablar de racismo en Estados unidos es algo muy peligroso y complicado, mas aun cuando vienen de ligas profesionales cuya imagen se basa en la igualdad, el trabajo con la comunidad (ya que se enfoca a los jugadores como ejemplos a seguir) y el entretenimiento sano que fomenta la unión de la familia en el disfrute del espectáculo.

La NBA Siempre se mantuvo alejada de escándalos de todo tipo desde antes y después de la llegada en 1984 de uno de los más prominentes y prestigiosos comisionados de la historia del deporte profesional a nivel mundial como lo fue el abogado de origen judío David Stern. Sin embargo esa prestigiosa liga de Baloncesto tiene ahora una marejada de escándalos de racismo que han emergido en los últimos meses, y generan la duda de si siempre los hubo y fueron manejados, o si son solo ráfagas xenofóbicas muy puntuales de este tiempo.

Mientras por otro lado la imagen de la NFL actualmente está en la línea de fuego debido a escándalos de violencia domestica y de posibles encubrimientos por parte de la junta directiva encabezada por Roger Goodel actual comisionado.

Ray rice y goodell

Nos referimos puntualmente al caso del ex corredor de los Baltimore Ravens Ray Rice, quien golpeo a su novia (hoy su esposa) en ese momento en un ascensor de Atlantic City en febrero pasado, y cuyo vídeo fue difundido recientemente.

El Comisionado Roger Goodell dijo que no habían visto dichas fílmicas, pero luego la policía dijo que la NFL tenía ese vídeo desde 5 meses atrás, dejando entrever que pudo haber una intención del comisionado de minimizar el caso de Rice.

Lo que deja entre dicho ante la opinión pública el compromiso con la comunidad y la sociedad en general de esta liga, de promover valores sociales y de censurar cualquier tipo de conducta antisocial por parte de todo el que pertenece a su núcleo.

Las suspensiones de Ray Rice y Adrian Peterson fue algo que debieron hacer mucho antes de sentir la presión de hacerlo por difusión de los casos en los medios de comunicación.

El más flamante de los comisionados de la NFL y uno de los mejores de la historia del deporte Paul Tagliabu, jamás hubiera permitido una situación así en el deporte más popular y seguido en todo Estados Unidos.

Lo cierto es que escándalos de este tipo no deben seguir sucediendo en el deporte de Estados Unidos, tampoco en cualquier otra latitud del globo terráqueo, ya que fomentan los malos ejemplos a seguir por para las sociedades, pues llevan un mensaje negativo sobre Racismo, violencia en todas sus vertientes.

Y más grave aún, se evidencia impunidad y conspiración por parte de los organismos de poder dichas ligas para cubrir faltas graves en temas tan espinosos y lacerantes como esos.

Pero siendo franco, entiendo que no solo son jugadores y entrenadores los culpables de crear todo este desorden, sino que la ansiedad de dinero que provoca la desigualdad social y étnica, la que hace cada día más jóvenes abandonen sus estudios en la universidad, para ir directo al profesionalismo.

Dichas deserciones de los centros de educación superior, es lo que no permite su desarrollo como seres humanos y provoca la falta de consciencia social que termina causando los incidentes en los que se ven envueltos y como los antes descritos a todos los niveles.

Si los cimientos están siendo cada día más débiles y vulnerables ante racismo y violencia, y su núcleo (Dueños, jugadores, directivos, entrenadores) en términos sociales están cada día más contaminados y enajenados, que podemos esperar de toda su estructura, sino que caigan en estos escándalos que estamos actualmente presenciando.

Pero nos damos cuenta que no era un problema de manejo solo de MLB, sino que aparentemente es algo generalizado entre las ligas profesionales, donde a cada una les ha llegado su momento de torbellino, donde se encuentran ante la opinión pública en el ojo del huracán.

Veremos qué pasa en lo que resta de esta década, porque también se aprende de los errores. De lo contrario tendremos que ver una vez más al FBI y el Senado de Estados Unidos involucrados en investigaciones criticas del deporte, algo sumamente bochornoso y que podría llevar hacia un abismo algunas ligas.

 

 

Perspectiva Ciudadana