| |
Viernes, 06 de Julio de 2018
|

 

Los cambios que prevé la estrategia integral de seguridad de Andrés Manuel López Obrador para revertir la situación de violencia en México serán paulatinos y tendrán resultados visibles en tres años, con la mira en retirar al ejército de la calles, capacitar a las fuerzas policiales y enfrentar la corrupción y la impunidad.

Alfonso Durazo, propuesto por AMLO como secretario de Seguridad Pública en su gabinete, dijo que “en el transcurso de tres años pudiéramos tener un retiro relevante de los militares a los cuarteles, en virtud de que vamos a ir paulatinamente capacitando y profesionalizando a los policías”.

En una aparición en el programa Despierta con Loret, Durazo afirmó que “la única manera responsable de retirar al ejército de las calles es capacitar a los cuerpos de seguridad”.

“Vamos a hacer cortes a los 100, a los 180 días, a los seis meses y, por supuesto, un corte definitivo a los tres años, que es cuando nosotros consideramos que habrá rendido resultados totales nuestra estrategia”, señaló, y agregó que el objetivo es “dejar en 2024 un país en paz y tranquilidad”.

Según Durazo, comenzarán con un proyecto de pacificación integral en el que se analizará la amnistía, pero, aclaró, la Cámara de Diputados y el Senado definirán la decisión final sobre los términos en ese tema, pues no será una medida unilateral del presidente.

“No es posible que la policía y los cuerpos de seguridad en general sean un oasis de eficiencia, de eficacia y de honestidad en este desorden. Tenemos que cortar por la vía de la corrupción el circulo vicioso que te da corrupción, impunidad e inseguridad”, dijo.

En ese sentido, consideró que lo primero será poner orden en los cuerpos de seguridad, pues “no hay crimen organizado que no vaya de la mano de la protección policial o la de algún alto funcionario o político”.

Durazo insistió en que la situación existente en México no se creó en un día y no se resolverá de un día para otro, pero lo que sí se sentirá de inmediato será el combate contra la corrupción.

Este viernes, Olga Sánchez Cordero, señalada como la secretaria de Gobierno en el próximo gabinete, declaró que se buscará la pacificación del país con la ya mencionada ley de amnistía, una posible ley de disminución de penas y posiblemente un indulto.

“El eje fundamental en este proceso de transición son los derechos humanos y queremos lograr la pacificación del país con todos los mecanismos de que podamos echar mano”, dijo en rueda de prensa.

“No solo va a ser amnistía, va a ser una ley de reducción de penas, vamos a proponer la despenalización, crear comisiones de la verdad, vamos a atacar las causas de la pobreza, vamos a darle becas a los chicos y vamos a trabajar en el campo para poderlos sacar del tema de la droga. Es una política pública integral”, declaró a Reuters la jurista. “O se pacifica el país o se pacifica el país”, concluyó.

“Es un cambio en todo: en el combate, en la política social, en la política de drogas, en la política contra la violencia, un cambio muy importante en nuestro país a partir de Andrés Manuel”, agregó.

Más de una década después de que el presidente Felipe Calderón decidiera la salida del ejército a las calles para frenar la delincuencia, el país muestra un panorama de carteles de la droga que se han fragmentado y fortalecido, un saldo humano de unos 160 mil muertos y miles de desaparecidos, y, según cálculos privados, una pérdida de 21 por ciento en el PIB debido a la violencia.

Andrés Manuel López Obrador, que según el cierre del cómputo distrital obtuvo más de 30 millones de votos en las recientes elecciones (53.17 por ciento de los votos), asumirá la presidencia de México el 1 de diciembre próximo.

Perspectiva Ciudadana