|
nicanor leyba
| |
Sábado, 12 de Mayo de 2007
|

Danilo Medina ni piensa irse del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ni se aislará de la campaña presidencial para 2008.  Su proyecto político continúa a lo  interno y va con todos los soldados que se resistan a desertar.


Ese es el criterio general que asume el dirigente peledeísta en el espacio de reflexión y análisis que se ha abierto, desde que el domingo 6 admitió en público que "numéricamente” la repostulación del presidente Leonel Fernández “se impuso” en las elecciones internas de ése día. Los resultados fueron 71.7% de los votos válidos para Fernández y 28.3% para Medina.


“Esto hay que continuarlo”, dice a CLAVE el vocero de la precandidatura de Medina, Roberto Rodríguez Marchena, quien asegura que así se expresan los legisladores y ediles que se han reunido en esta semana con el dirigente político, para decirle que esperan por sus instrucciones.


Medina no ha descansado desde el domingo pasado, se la ha pasado de reunión en reunión y es posible que hable en público la próxima semana.


Si necesitaba alguna ayuda para su determinación de sumar sus fuerzas a la campaña, el miércoles 9 lo visitaron en su oficina política Reinaldo Pared Pérez, César Pina Toribio y Temístocles Montás, miembros de la comisión electoral.  Aunque estos dirigentes aseguraron que no hay necesidad de mediación, se han mostrado dispuestos a subsanar cualquier aspereza. La presión del resto del Comité Político pesa sobre ellos. De este modo, la tarea pendiente del equipo “danilista” consiste en definir el papel que jugará en los 15 meses que le restan a la presente gestión del presidente Fernández. Una interrogante, impuesta en los días de silencio del economista y político, es cómo desarrollará su lucha interna sin constituirse en un opositor del Gobierno, ni torpedear una gestión que se someterá a prueba el 16 de mayo de 2008.


Rodríguez Marchena trata de explicarlo:  “Un opositor interno no, pero una alternativa sí”. Alega que con la selección del candidato para los comicios de 2008 no se han resuelto los problemas del partido ni la crisis que asegura se da en la relación partido-gobierno y que hay que resolver.


Ese es el panorama que pintan los danilistas, pero queda la interrogante de la actitud que asumirá el equipo reeleccionista y el propio mandatario, en alusión a posibles aislamientos y cancelaciones de dirigentes influyentes que apoyan a Medina.


El politólogo Pedro Catrain no cree que Fernández trate de acorralar a su ex colaborador. Entiende que con el 28% que alcanzó, Medina tiene poder de negociación, por la “necesidad mutua” que se establece entre ambos dirigentes. “Hay que considerar que Medina tiene una influencia importante en las cámaras legislativas y en los ayuntamientos del país, y que ha demostrado que ya no es un liderazgo de sombra de Fernández”, sostiene.


Reforma constitucional


La observación de Catrain trae a colación el proyecto de reforma constitucional que el jefe de Estado tiene desde enero sobre su escritorio y que, según los analistas, no ha enviado al Congreso en espera del ambiente político propicio. En varias ocasiones, los legisladores danilistas dieron demostraciones de su capacidad para paralizar las labores legislativas. A Fernández le hacen falta 22 votos, además de los peledeístas, para reunir las dos terceras partes de la Asamblea Nacional.


“Yo entiendo que los compañeros reeleccionistas son inteligentes, yo creo que ellos quieren que su candidato sea el próximo presidente de la República y no pueden castigar a quien les puede ser útil”, pondera Rodríguez Marchena.


Desde las tropas reeleccionistas, el secretario de Salud Pública, Bautista Rojas, asegura que esperan “un reencuentro de todo el liderazgo nacional del partido.”  Además, “la gente que trabajó en la comisión (electoral) está haciendo esfuerzos para que se produzca algún tipo de encuentro, según tengo entendido”.


En base a estas declaraciones, en los predios morados se aleja el temor de una ruptura y el PLD acudirá unido a la contienda de 2008, aunque algunos temas ameriten tensas negociaciones.  Sin embargo, en el sector danilista existe la idea de que a muchos de los legisladores y ediles se les dificultará su repostulación de cara a las legislativas y municipales de 2010. Catrain entiende que “con una tendencia a un liderazgo único y autoritario”, la integración en el PLD no puede darse de manera fluida”.


¿Se impuso el Estado?, Catrain: Se usaron fondos públicos


La expresión “El Estado se impuso”, expresada por Danilo Medina la noche de las votaciones peledeístas, resume la actitud avasallante de un “liderazgo autoritario”, como el que atribuye a Fernández.


“El presidente Leonel Fernández ha jugado a aplastar a los demás liderazgos”, sostiene, y agrega que Medina ha hecho diferencia con “liderazgos genuflexos”, como llama a los de José Tomás Pérez y Jaime David Fernández Mirabal, quienes apoyaron la candidatura de Fernández.


“El presidente ha usado todos los recursos del Estado para repostularse, ha utilizado avasalladoramente los medios económicos para tener acceso a los medios de comunicación; hubo una desproporción descomunal en esa lucha interna”, continúa el politólogo.


Rodríguez Marchena agrega cuentas al rosario. “Lo que hicieron los compañeros de la reelección fue muy duro. No pararon nunca las cancelaciones, y luego, según informaciones que manejamos, en la última semana hubo muestras de cariño en efectivo”.


Lo más lamentable del caso, indica Catrain, es que el presidente de la Junta Central Electoral, Julio César Castaños Guzmán, y el presidente de la Cámara administrativa, Roberto Rosario, declararan que el proceso peledeísta se desarrollaba con normalidad, postura que a su juicio demuestra “la incapacidad y la inobservancia de la JCE”,  en materia de control de los gastos de los partidos políticos, como instituciones de interés público.

Palabras Clave: 
Perspectiva Ciudadana