|
Luis Fernández
| |
Martes, 25 de Mayo de 2010
|

Luis FernándezEn un trabajo publicado antes del proceso electoral del pasado 16 de Mayo, afirmamos que todas las señales conducían a un triunfo arrollador del PLD y el bloque progresista, esta sentencia ha sido demostrada con el masivo voto de respaldo que recibieron las fuerzas progresistas del pueblo dominicano en todo el país, a tal punto que lograron 31 de 32 senadores, 105 diputados, 92 alcaldías y mas de 500 regidores y centenares de distritos municipales.

Esta contundente victoria popular de las fuerzas del progreso, quiere ser desacreditada y desconocida, por quienes ante su incapacidad política pretenden como siempre, llevar intranquilidad  a la ciudadanía, pretendiendo mediante los chantajes mas burdos, que se les asignen senadurías que no ganaron, es por esto que presionan y tratan de violentar la voluntad popular, expresada en las urnas que le dio 31 senadurías al PLD, 1 al PRSC y ninguna al PRD.

De ahí la campaña de denuncias, rumores y amenazas de violencia que han emprendido en todo el país, tratando de imponerse por encima de la voluntad popular expresada el 16 de Mayo, es por esto que en nuestro articulo anterior, titulado la agonía de la derrota, de ciamos lo siguiente: ‘El país debe estar preparado para la lluvia de acusaciones y quejas del PRD ante su inminente derrota, el pueblo sabe que son malos perdedores y que trataran de hacer todo lo posible para torcer la voluntad popular libremente expresada en las urnas y llevar la intranquilidad al país, ya los conocemos y sabemos de sus malas mañas y como actúan cuando se ven rechazados por las mayorías de la población”.

Ahora hablan de fraude colosal, de que el país se va a encender, de que acudirán con sus quejas a la comunidad internacional, no dándose cuenta de que los tiempos han cambiado que ya no estamos en épocas anteriores, que ya la pava no pone donde ponía, que estamos en otros tiempos en los cuales el principio democrático de que las minorías  deben subordinarse a las mayorías, debe ser respetado, que la voluntad de un pueblo que se ha expresado mayoritariamente en unas elecciones libres y democráticas, es algo que no puede ser violentado por ningún interés particular.

Indudablemente que el triunfo del PLD y el bloque progresista, ha hecho que la desesperación se apodere de las fuerzas del retroceso, quienes lucen desbordadas ante la situación, es por esto que sus planteamientos se ven fuera de tono y sin una base solida, lo que los está llevando a un callejón sin salida, ya que su derrota tienen que buscarla en su incapacidad para producir una mayoría creíble y en el errático comportamiento político de su dirección.

Por la vía de las amenazas y el chantaje los perredeistas y sus aliados, no conseguirán sus propósitos y mucho menos torcer la voluntad popular, el pueblo voto el 16 de Mayo y lo hizo mayoritariamente por el PLD, por eso es muy correcta la posición del Partido de la Liberación Dominicana de, ‘no aceptar otros resultados que no sean los emitidos en las urnas y validados por la Junta Central Electoral en las pasadas elecciones congresionales y municipales´´.

Esos resultados que no le son favorables al PRD en una gran parte del país, son los que esa organización pretende deslegitimar, mediante la puesta en práctica de una serie de maniobras y alegatos, combinados con acciones temerarias y desesperadas, que pretenden provocar y crear confusión en las fuerzas políticas triunfadoras de estos comicios, para tratar de conseguir con estos métodos, lo que no pudieron conseguir el 16 de Mayo, una cosa es plantear algunas irregularidades que es de humanos que ocurran y otra es tratar de crear el caos para pescar en rio revuelto.

Todas estas acciones están condenadas al fracaso y las mismas no evitaran el cuestionamiento y los señalamientos a la actual dirección del PRD, por su incapacidad  e irresponsabilidad política, por el maltrato a sus propios compañeros y por su falta de visión para crear planteamientos políticos creíbles para la mayoría de la población dominicana, que tiene todavía muy fresco el recuerdo de los desastrosos gobiernos del PRD y los graves daños políticos, económicos y sociales que provocaron a nuestra nación.

No se puede tapar el sol con un solo dedo, por lo que todo este pataleo de los perdedores, no podrá evitar que se imponga la verdad y la razón de una victoria electoral, que todos los caminos conducían hacia ella, ya que como bien dijera el maestro Juan Bosch, ´´ como anda la economía anda la  política ´´ y la economía nacional está muy bien manejada, reconocido esto por los organismos internacionales y por numerosas personalidades de la vida nacional, como el empresario Pepín Corripio quien manifestó en el día de ayer que ,´´la economía dominicana va por buen camino, se mantiene estable, fuerte y sin temores´´.

El pueblo Dominicano ha decidido seguir el camino del progreso y nada ni nadie lo va a apartar de ese camino, por eso le ha dado un voto de confianza a un gobierno que lo ha hecho bien , que  ha sorteado la grave crisis económica mundial, con daños menores para el país, que ha mantenido la estabilidad y el crecimiento a tal punto que en el primer trimestre del año crecimos un 7.5 por ciento, en fin un gobierno que día a día aumenta su solidaridad con los más desposeídos a través de un ambicioso plan social de beneficio a los pobres en educación, salud, alimentación y bienestar social.

Asimismo el pueblo decidió aumentar la representación congresional del PLD en el senado y en la cámara de diputados, seguros de la garantía de un trabajo congresional honesto y responsable en defensa de los intereses nacionales y eminentemente democrático y participativo, que a diferencia de congresos anteriores en los cuales la mayoría era utilizada para fines particulares y de grupo, siempre a la hora de los debates importantes ha primado el dialogo , la concertación y los acuerdos en beneficio del país.

Es esta forma de actual de los congresos que ha dirigido el PLD, la que garantiza que este órgano del Estado, sea una verdadera garantía para el ordenamiento democrático de la nación y no un peligro para la democracia como algunos ´´analistas´´, pretenden confundir al pueblo dominicano.

El país está en buenas manos y eso lo sabe el pueblo que ha premiado con su voto, a la presente gestión de gobierno, al mismo tiempo que rechaza a las fuerzas del atraso las que no solo han sufrido la derrota del partido, sino que sus principales dirigentes en todo el país encabezados por su secretario general y la secretaria de organización, han perdido las candidaturas que sustentaban.

El pueblo dominicano debe fortalecer su unidad, rechazando los planes antidemocráticos que se tejen en su contra, propiciando que la cordura, la sensatez y el respeto a la voluntad popular libremente expresada, guíen  a nuestra sociedad      y a los partidos perdedores, de modo que estos se auto examinen a su interior y puedan ver la realidad de las causas de una derrota que se venía venir y que fue predecida por todas las encuestas. 

•Luis Fernández es político y comunicador.

Perspectiva Ciudadana