|
Jesús Belén
| |
Lunes, 29 de Marzo de 2010
|

Como en los viejos tiempos, se vieron muy juntitos, en el comando de campaña, el presidente Leonel Fernández y el pre-candidato presidencial peledeista Danilo Medina, cuando se anunció al país la estructura electoral organizada por el PLD con miras a los comicios de mayo próximo.

Fuentes confiables cuentan que Fernández habría llamado al Palacio Nacional al ex ministro de la Presidencia, Danilo Medina, para solicitarle que asumiera la dirección estratégica de la actual campaña electoral donde la organización oficial pretende alcanzar mas de 25 senadurías.

Leonel y Danilo son, indiscutiblemente, los dos grandes líderes del partido morado, son los únicos que poseen estructuras internas y suficientes liderazgo para alzarse con una candidatura presidencial, sin la presencia de Fernández en el 2012, los demás aspirantes no tienen nada que buscar en ese proceso. Muchos entienden que, llegado el momento, se debería escoger a Danilo Medina candidato presidencial por consenso y no perder tiempo y dinero en una puja interna que se sabe ganará el precandidato oriundo del granero del sur.

La presencia efectiva y sin ruidos que alteren el ambiente interno, de Radamés Camacho y Simón Lizardo, conocidos cuadros de la línea danilista, junto a los demás miembros del Comité Político que representan al presidente Fernández, demuestra claramente que existe unidad de criterios y afinidad de objetivos en el One-Two del PLD.

La prudencia es siempre buena consejera. Danilo Medina ha sabido esperar con paciencia activa.

Por aquellos tiempos, cuando éramos alumnos de la escuela marxista-leninista y del pensamiento Mao Tse Dong, aprendimos, con los cuentos del camarada Mao, en su meta-mensaje estelar y educativo titulado “El viejo Tonto que derribó la montaña”, que la perseverancia y el espíritu de humildad personal son dones de los que los hombres sabios y de gran visión politica jamás se han de alejar. 

El presidente Fernández expresó, en su recorrido por tres provincias de la zona este del país, que “el PRD se quedó a la mitad del camino, en el 2010 no avanzarán, en el 2012 perderán, afuera están y afuera seguirán”, presentando así las garras del león que defiende su camada. Fernández está demostrando claramente que dará total apoyo a los candidatos congresuales y municipales de su partido, lo mismo que al candidato presidencial que resulte electo para el 2012.

El PLD encabeza el mayor frente de organizaciones políticas jamás visto en la historia electoral dominicana, reagrupadas todas sus fuerzas y caminado hacia un mismo objetivo, es seguro que le llevan una gran ventaja el PRD de Miguel Vargas, quienes están pasando por el peor momento de su historia partidaria y los coloca en la posición de seguros perdedores.

Junto a esto tenemos el hecho de que,  según se ven las cosas, Hipólito Mejía, y el amplio sector que representa, quiere ver la derrota política de Vargas Maldonado en esta elecciones, luego de haber sido derrotado en el 2008, para así salir con razón de causa a disputarle la candidatura presidencial después del 16 de mayo y con el valido argumento de que “con Miguel se pierde y con él se gana”.

Perspectiva Ciudadana