| |
Miércoles, 23 de Marzo de 2016
|

 

Ignacio Ramonet, periodista, geopolítico y uno de los intelectuales más influyentes de la izquierda, considera que la visita de 48 horas que hizo a Cuba esta semana el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que no se producía en la isla desde hacía 88 años, se debe al deseo que tiene su país por estrechar relaciones con los países América Latina, porque se ha dado cuenta de que para este siglo XXI la gran rival es China y podría ponerle fin a su hegemonía imperial.

Expresó que Estados Unidos entendió que son ellos y no Cuba los que están aislados en América Latina y que para salir de ese aislamiento tiene que acercarse a Cuba.

Sostuvo que el problema de Cuba con Estados Unidos es que no es problema de política exterior, sino de política interior, porque los cubano-americanos controlan electoralmente el Estado decisivo de La Florida, el cual hizo la elección del republicano George H. W. Bush frente al demócrata Al Gore.

Manifestó que todos los sondeos indican que los latinos de Estados Unidos quieren el restablecimiento de las relaciones con Cuba.

El premio de periodismo Antonio Asensio (2010) y exdirector de la publicación mensual “Le Monde Diplomatique” dijo sobre China que como es el principal socio comercial de América Latina, Estados Unidos quiere reducirlo y para eso, procura regresar su presencia a América Latina.

Afirmó que la visita histórica del mandatario estadounidense a la isla cubana radica en el problema de China, aunque sabe que China no actuaría forzosamente, de manera militar.

Califica como muy importante el acontecimiento que significa la llegada de un presidente estadounidense a Cuba, país que se encamina a regular sus relaciones con Estados Unidos. “La verdadera pregunta hoy es por qué se ha producido esta normalización entre Estados Unidos y Cuba. Hay varias razones. La primera está estructuralmente inscrita en la visión geopolítica que Obama tiene del mundo”.

Afirmó que Obama termina su octavo año de mandato y desde que llegó al cargo fue con una visión geopolítica, relativa a que Estados Unidos debe reflexionar sobre su rol en el mundo y que todo problema que aparezca en el mundo no tiene una solución militar americana. “Cuando surge un problema en el mundo, ese problema no se va a resolver con una intervención militar de Estados Unidos”.

Ramonet, sociólogo español establecido en Francia desde 1972, está de visita en República Dominicana y ayer fue el invitado al Almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, donde habló de las causas que mantienen en crisis al periodismo, de la necesidad de que el periodismo sea más investigativo y crítico y respondió preguntas de los periodistas.

Analizó las posibles motivaciones que tuvo Obama para dirigirse al país insular del Caribe que es Cuba, el cual desde octubre de 1960 tiene un bloqueo comercial, económico y financiero por parte de Estados Unidos.

A juicio del periodista y escritor de la obra “La explosión del periodismo”, toda la voluntad de Estados Unidos y de la política exterior americana desde hace ocho años está en trasladar el centro de interés de su Departamento de Estado hacia Asia, que es donde se encuentra hoy la potencia económica, el desarrollo económico y el porvenir del mundo en este siglo XXI.

Pasos dados en China. Ramonet declaró que Estados Unidos lo primero que ha hecho es rodear a China con una serie de bases militares, renovado sus a alianzas en torno a China antes de Cuba. Entiende que de manera espectacular fueron las relaciones con Birmania (en el sudeste asiático). También, relaciones con Vietnam, desarrolladas en la misma perspectiva.

Sostuvo que Estados Unidos quiere centrarse ahora en el problema de China, lo que adelantó que supone dos cosas: Primero, que el centro de interés de Estados Unidos no puede seguir estando en Oriente próximo, que es donde están terminando de llevar a cabo dos guerras en Irán y en Afganistán. Asegura que Obama ha tratado de salir de esas dos guerras y tampoco se ha metido en la guerra de Siria, contrario a lo que querían muchos aliados.

Por qué está EE.UU. en Oriente Próximo. Ramonet, doctor en semiología e historia de la cultura de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, mantiene la tesis de que esa potencia se encuentra en esa zona por una necesidad geoestratégica, ya que requiere el petróleo de ellos.

Explicó que aunque petróleo hay en muchas partes, esencialmente el petróleo está en esa parte del mundo. “Ellos han dejado de ser el primer productor de petróleo en el mundo desde 1948 y desde 1973 tenían una ley que les prohibía exportar petróleo”.
Además, porque deben tener reservas estratégicas en caso de conflictos mayores. Agregó que desde hace unos años, en Estados Unidos una técnica nueva les ha permitido aumentar considerablemente la producción de petróleo y de gas, con fracking (fractura hidráulica).

Afirma que Estados Unidos es prácticamente autónomo y auto-suficiente en materia de consumo de petróleo, y acaban de derogar hace dos o tres meses la ley 1973, que le prohibía exportar petróleo, por lo que ahora Estados Unidos puede exportar su producción, ya que tiene mucho petróleo.

A esta súper producción de crudo exportable Ramonet atribuye que Estados Unidos abandonara los oleoductos de Alaska. Cree que tampoco los necesitan y no son ecológícamente seguros. “Además, estratégicamente no los necesita”.

Declaró que como Estados Unidos también tiene petróleo en grandes cantidades y exportable, se puede ir de Oriente Próximo. Sin embargo, sus aliados no quieren que se vaya, en particular su aliado principal, Arabia Saudita, en Oriente Medio.

El Doctor Honoris Causa de la Universidad de Santiago de Compostela y otras tres academias superiores dijo que Arabia Saudita ha llevado a cabo una política para tratar de quebrar la industria del fracking, reduciendo el precio del petróleo a través de la producción masiva. Cree q ue este juego del mercado le ha creado dificultades financieras a Arabia, al ser víctima de su propio juego y el petróleo experimenta alzas.
Reorienta su política. Esta convencido de que Estados Unidos reorienta su política, de ahí que pasó a un acuerdo con Irán, en aras de salirse de Oriente Próximo. Citó el acuerdo con Rusia sobre Siria y sus planes para que Israel tenga un acuerdo con Palestina.

Ramonet retomó el mapa de China para establecer que esta gran potencia es esencialmente demográfica, pero no es una gran potencia militar, no tiene Marina de Guerra en todos los mares y océanos, por lo que no representa peligro para Estados Unidos.

El co-fundador del Observatorio Internacional de los Medios de Comunicación refirió que en lo que sí China es fuerte es en ser una potencia comercial, en ser el primer socio de África en este renglón y “el segundo socio comercial de América Latina”.

Perspectiva Ciudadana