|
J. Osiris Mota
| |
Martes, 06 de Septiembre de 2011
|

Aunque pareciera un poco egocéntrico individualista, todos los que conocemos al militante peledeista Danilo Medina, sabemos que nunca asume posiciones, sin antes conocer el sentir de sus compañeros cercanos y lejanos, a quienes da la oportunidad y la busca, de que opinen, sugieran, planteen sus posiciones antes de embarcarse en un proyecto o acción donde necesitará del concurso de todos.

La frase "ahora vengo yo" da fuerza al discurso y la seguridad de que se está marcando la diferencia en cuanto a la forma de llevar el gobierno por parte del también peledeista Leonel Fernández y con mas luces que la diferencia con los gobiernos perredistas y sobre  todo, con su más cercano contendor Hipólito anónimo Mejía.

Una vez más, Danilo Medina  da muestra de su liderazgo firme para conducir el país, no solo en la gran pieza oratoria que pronuncio ante la militancia y los sectores externos que lo apoyan, sino con esa capacidad organizativa que fue el gran acto de proclamación el 28 de Agosto en el Centro Olímpico Virgilio Travieso Soto donde falto espacio para acomodar a más de la mitad de simpatizantes y militantes que quedaron fuera del recinto.

El candidato del PLD demostró allí que tiene el control del mejor partido. Con su discurso da muestra que tiene conocimiento de lo que pasa, de como estamos y que debemos hacer para seguir avanzando con mas equidad y justicia social, sin temer a naufragar en el intento de llevar este barco a puerto seguro mientras los mares están agitados por el tsunami que crea la crisis financiera del mundo.

Tiene un proyecto entendible y sostenible del cual somos compromisarios. Además de que es factible sin demagogia, y además tiene la humildad de plantear la disposición de buscar el concurso de todas las fuerzas políticas y sociales, que garantizará que avancemos mas rápido y seguro en la conquista de nuestras metas, por lo que hará los acuerdos que fueren necesarios, cosa que los partidos de oposición aceptarían, ya que el presidente no intentaría la reelección, sobre la base de los avances y logros obtenido por la cooperación de todos.

Pero algo que disfruté del discurso, fue su declaración jurada de enemistad que tiene con tres vicios, enfermedad de la sociedad en conjunto, que hace mucho daño a nuestro desarrollo, y muchos estragos en nuestros lideres políticos y sociales. La primera es la MENTIRA, porque quien miente, no es transparente, no es confiable. La segunda La IRRESPONSABILIDAD porque quien no asume y cumple con su deberes no es capaz de producir cambios favorables en tiempo demandado y tercero LOS CORRUPTOS porque viven sin honor y no son capaces de solidarizarse con las necesidades de los más pobres, poniendo su interés particular por encima del bienestar de los demás y del país. Eso no solo debemos celebrarlo, también tenemos que apoyarlo y cuidar de que así sea en su mandato, que deberá ejercer a partir del 16 de agosto de 2012, y no sean solo palabras que se la lleve el viento.

Perspectiva Ciudadana