| |
Viernes, 27 de Abril de 2018
|

 

La reunión Cumbre entre el Presidente del Partido del Trabajo de Corea, (PTC), Kim Jong-un, y el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, inició en el pabellón denominado Casa de la Paz.

El trascendente encuentro fue precedido por una sobria, pero dinámica ceremonia protocolar de bienvenida efectuada en las inmediaciones del lugar del encuentro, ubicado en la llamada Zona Desmilitarizada.

La acción incluyó una guardia en su honor y el saludo tanto del visitante como de su anfitrión a las delegaciones oficiales que les acompañan.

Kim se hizo acompañar para este encuentro por un grupo de nueve veteranos jefes militares, todos oficiales de alta graduación, y con experiencia combativa diversa.

También por quien preside desde 1998 la Asamblea Suprema del Pueblo, Kim Yong-nam, y la Directora del Departamento de Propaganda y Agitación del PTC, Kim Yo-jong.

Posteriormente ambos dignatarios caminaron sobre una alfombra de terciopelo roja hasta el interior del lugar de las pláticas, en todo momento acompañados por fotografos y camarógrafos oficiales de ambos países.

Durante la reunión, tanto Kim como Moon, tienen previsto hablar de manera abierta acerca de todos los asuntos que puedan contribuir a mejorar las relaciones entre Seúl y Pyonyang y lograr la paz, la prosperidad y la reunificación de la península de Corea.

Sin dudas, el tema más complejo será el del desarme nuclear de Corea del Norte, sobre todo porque Kim conoce lo sucedido en Libia al Coronel Muammar el Gaddafi, cuando accedió al desarme voluntario ante golosinas lanzadas en 2003 por George W. Bush y Anthony Blair.

Gaddafi fue asesinato en las inmediaciones de su ciudad natal, Sirte, tras la invasión que estimuló y organizó Estados Unidos y ejecutó la Organización del Tratado del Atlántico Norte, y tuvo como protagonistas principales a Londres y Paris, en marzo de 2011.

Desde hace 65 años ningún dignatario de Corea del Norte traspasaba el paralelo 38 y el Mariscal Kim lo hizo para dar continuidad a la denominada Ofensiva de paz que lidera.

Quizas sea ese, uno de los principales logros de este encuentro, la visualización de que la paz es posible.

Esta reunión cimera anticipa y debe configurar la agenda del encuentro a fines de este mes o inicios de junio entre Kim y el presidente de EE.UU., Donald Trump.

 

Las dos Coreas han acordado buscar la desnuclearización total de la península, reducir paulatinamente sus arsenales y fomentar un futuro conjunto de prosperidad y reunificación.

La declaración conjunta del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, firmada por ambos al final de la cumbre intercoreana, que se ha celebrado este 27 de abril, postula que ambas naciones cesan cualquier acción hostil entre ellas.

“Los dos líderes están anunciando solemnemente ante nuestra nación de 80 millones de personas y ante todo el mundo que no habrá más guerras en la península de Corea y empieza una nueva era de paz”, reza la declaración citada por la agencia Yonhap.

Al mismo tiempo, Pyonyang y Seúl han prometido buscar la desnuclearización total de la península de Corea, así como la reducción paulatina de los arsenales para bajar la tensión militar.

“El Sur y el Norte han confirmado que su objetivo común es acometer una desnuclearización total en la península de Corea. El Sur y el Norte han acordado tomar medidas activas para cooperar con la comunidad internacional en el tema de la desnuclearización de la península de Corea”, sostiene el documento.

 

 

Los puntos clave de la declaración conjunta de las dos Coreas:

    • Cesar cualquier acción hostil.
    • Buscar la desnuclearización total de la península de Corea.
    • Reducir paulatinamente los arsenales.
    • Tomar medidas activas para cooperar con la comunidad internacional.
    • Firmar un tratado de paz para finalizar formalmente la Guerra de Corea.
    • Evitar enfrentamientos en el mar Amarillo.
    • Celebrar conversaciones militares de alto nivel en mayo.
    • Lograr una mejora total y completa en el desarrollo de las relaciones.
    • Fomentar un futuro conjunto de prosperidad y reunificación.
    • Iniciar las negociaciones en varios ámbitos y a diferentes niveles, incluido con EE.UU. y China.
    • Celebrar las reuniones de familias separadas por la Guerra de Corea de 1950-53.
    • Eliminar los medios de la propaganda en la frontera.
    • Participar conjuntamente en competiciones deportivas internacionales

Perspectiva Ciudadana