| |
Martes, 18 de Septiembre de 2018
|

 

El primer día de la tercera cumbre intercoreana -que busca implementar la declaración de Panmunjom para la paz, la prosperidad y la reunificación de la península de Corea- reunió este martes a los presidentes de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y de la República de Corea, Kim Jong-un, y Moon Jae-in, respectivamente.

Tras la segunda ronda prevista para mañana miércoles, se prevé que los gobernantes hagan una declaración conjunta acerca de los avances de esta tercera cumbre intercoreana.

Kim Jong-un estuvo acompañado por Kim Yong-chol, jefe de inteligencia, y Kim Yo-jong, directora del Departamento de Propaganda y Agitación del Partido del Trabajo de Corea.

Por su parte Moon, por su jefe de inteligencia, Suh Hoon, y el director de la Oficina de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong. Ambos líderes se entrevistaron en dos ocasiones este año, el 27 de abril y el 26 de mayo.

En la cita de este martes, los jefes de Estado debatieron acerca de la desnuclearización de la península coreana y la posibilidad de reanudar el diálogo entre Estados Unidos y la RPDC.

El pasado 27 de abril, Kim y Moon adoptaron la Declaración de Panmunjom, la cual busca alcanzar la desnuclearización de la península de Corea, poner fin a las acciones hostiles y reanudar las reuniones de las familias separadas por la guerra (1950-1953).

Además, mejorar las relaciones bilaterales, incluida la apertura de una oficina de enlace conjunta en la ciudad fronteriza de Kaesong.

Hasta el momento, ya las familias comenzaron a reencontrarse después de décadas de separación y la oficina conjunta abrió oficialmente el pasado viernes con el fin de ayudar a promover el intercambio y los contactos transfronterizos.

Tras la participación de una amplia delegación norcoreana en los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en febrero pasado en Corea del Sur, la fría relación entre Seúl y Pyongyang tomó un nuevo rumbo hacia un escenario de distensión.

Perspectiva Ciudadana