|
Omelio Borroto
| |
Viernes, 12 de Mayo de 2017
|

 

En pocos minutos comenzaría la entrevista a Rafael Correa Delgado, después de tres años de continuas gestiones. Al llegar a la casa donde se hospedaba durante su estancia en Cuba, un miembro de su guardia de seguridad me comentó que el Presidente había llegado pasadas las dos de la madrugada.

Estuvo toda la noche hablándoles a jóvenes ecuatorianos que estudian en Cuba y como es usual en él, terminó cantando y bailando.

Muy pocas horas después impartía una verdadera conferencia magistral en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, después de recibir el título de Doctor Honoris Causa. Una energía inagotable, renovable, comparable solo con la de Hugo Chávez y Fidel Castro, dos de sus amigos que ya no están.

En mis recorridos por El Ecuador, nadie, o casi nadie, hacía silencio cuando se mencionaba a Rafael Correa; no había indiferencia posible.

Un hombre que en diez años cambió el rostro de su país, lo dotó de magníficas carreteras, mejoró significativamente sus universidades, eliminó bases militares extranjeras de su territorio, disminuyó la pobreza, trabajó en función de cambiar la matriz productiva y, más que cualquier otra cosa, ubicó al Ecuador en un lugar, mucho más allá de la mitad del mundo.

Sobre su fuerte carácter y la adopción de decisiones económicas que podían implicar significativos impactos ambientales en una de las naciones más megadiversas del planeta, no pocas veces escuché críticas, provenientes sobre todo de un sector de la izquierda de su país que no lo reconoce, no cree en su Revolución Ciudadana y lo valora como un capitalista moderno, incluso neoliberal. Él, en cambio, los cataloga como “la izquierda infantil”.


Más allá de antagonismos, Rafael Correa es sin dudas uno de los grandes estadistas de la última década, a pesar de ser Ecuador un pequeño país.

Un sistema de encuestas y análisis vinculado a la Organización de Naciones Unidas (ONU) lo ha reconocido recientemente como el mejor presidente del pasado año en el mundo.

El día antes de la entrevista consulté a un amigo suyo sobre qué preguntar al Presidente, y me dijo: “Solo te puedo decir que me ha invitado a acompañarle en desplazamientos en bicicleta y nunca he aceptado la invitación. Eso solo lo pueden hacer los mejores ciclistas de cada provincia del Ecuador”.

Ya en la sala de la entrevista, mientras nos colocaban los sistemas de audio para comenzar, le pregunté al Presidente si consideraba que le habían prestado atención a la conferencia impartida por él en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, y ante tan inesperada interrogante su sorpresa solo le permitió decir que alguno podía haberse quedado dormido.

Entonces, le conté que esa mañana una bella amiga economista, me reveló que ella había estado en su primera conferencia en la Universidad de La Habana años atrás, y muchas de las mujeres que allí estaban, estudiantes y profesoras, le prestaron más atención a él que a sus palabras.

Ante las cámaras no pude evitar preguntarle sobre su futuro, qué iba a ser después de entregar el poder el 24 de mayo (¡dormir y dedicarse a los quehaceres domésticos!), sobre el Che, Fidel; sobre la autenticidad de su Revolución Ciudadana.

Sus respuestas fueron precisas. No imaginaba en ese momento, que alguien se me había adelantado y contaba en su acervo con “Confesiones secretas sobre el presidente Correa”.

Por mi parte, comenzaré un nuevo ciclo de gestiones para otra entrevista a Rafael Correa, en Bélgica, en Guayaquil, en Quito… ¿Quién sabe?

Entrevista al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado a Mundo Latino, durante su visita a Cuba para recibir la Orden José Martí y el Título de Honoris Causa de la Universidad de La Habana,mayo de 2017. Foto: Juvenal Balán / Mundo Latino / Cubadebate

Entrevista al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado a Mundo Latino

Omelio Borroto (OB), periodista de Mundo Latino: Es un día muy especial para Mundo Latino y la Televisión Cubana. Con nosotros se encuentra el presidente de la República del Ecuador Rafael Correa Delgado. Muchas gracias, Presidente.

Rafael Correa (RC), presidente de la República del Ecuador: Gracias a usted.

OB: Es un placer estar con usted hoy.

RC: Siempre es una alegría estar en nuestra querida Cuba.

OB: ¿Cómo se siente en Cuba?

RC: Como en casa.

OB: ¿Cómo lo estamos atendiendo?

RC: (Risas). Bueno, con más cariño que en casa, incluso; porque por ahí algunos no me quieren mucho.

OB: Óigame, usted sabe que, no sé si en Ecuador es común, en Cuba nosotros decimos que a la tercera va la vencida. Quizás usted no lo sepa, pero esta es la tercera vez que estuvimos listos para hacerle una entrevista.

Una primera ocasión fue en Ecuador, que por suerte… la verdad, no se dio, porque tuvimos un accidente en la Amazonía: la cámara se cayó…, en fin, fue una aventura.

Una segunda ocasión fue en Santiago de Cuba, cuando el 500 aniversario, que estaba previsto que usted visitara Santiago, al final se canceló la visita, pero estábamos nosotros allá esperándolo. Y está es la tercera ocasión.

RC: ¡Qué pena, qué pena!

OB: Así que a la tercera realmente va la vencida.

RC: ¡Qué bueno!

OB: Yo le tengo una sorpresa inicial, tengo varias sorpresas que darle, pero esta me congratula mucho dársela. (Mientras le muestra el cartel) Este documental, que su nombre le será seguramente muy conocido, “Las venas abiertas de la Amazonía”, que evoca a Galeano.

Es un documental que hizo Mundo Latino hace algún tiempo, solidariamente con El Ecuador, y lo hizo con el apoyo de muchas instituciones cubanas, ecuatorianas, y para nosotros ha sido un placer contribuir de alguna manera a divulgar esta tragedia.

RC: Muchísimas gracias.

OB: Le entrego este póster.

Entrevista al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado a Mundo Latino, durante su visita a Cuba para recibir la Orden José Martí y el Título de Honoris Causa de la Universidad de La Habana, mayo de 2017. Foto: Juvenal Balán / Mundo Latino / Cubadebate

Entrevista al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado a Mundo Latino

 

RC: Esto es una muestra clamorosa de la doble moral internacional, del poder del dinero. Es evidente el crimen de la Amazonía, ustedes pueden ir, cualquiera de ustedes, Cuba, América Latina, el mundo entero.

Pueden meter sus manos en los pozos de petróleo, en los charcos, en las lagunas de petróleo dejadas por Chevron, y sigue impune esa compañía.

No solo que sigue impune, sino que sigue persiguiendo a aquellos que osaron demandarla, con toda la razón del mundo, porque destruyeron la selva amazónica; pero ese es poder del dinero, el poder del capital trasnacional.

OB: Usted estuvo apenas fue nombrado Presidente, fue nombrado Presidente creo que el 15 de enero de 2007, y estuvo el 26 de abril en la Amazonía.

RC: Y nunca un gobierno se había preocupado por ese desastre porque todos estaban…, eran cómplices de estas trasnacionales, que entraban al Palacio de Gobierno como perro por su casa.

Les daba el Estado ecuatoriano… Los abogados de Chevron, los directivos, llegaban a los cuarteles militares, les daban transporte, nuestras propias Fuerzas Armadas.

Todo eso se acabó con nuestro gobierno. El propio Presidente fue a mostrar la contaminación, por eso dijeron que nos estábamos entrometiendo en el juicio; eso es una falsedad enorme.

En nuestro país la justicia es independiente, actuó autónomamente, sancionó un crimen evidente. Lo que no hicimos fue vendernos a esa trasnacional como hicieron otros gobiernos.

OB: Realmente la batalla del Frente en Defensa de la Amazonía a nosotros nos impresionó mucho.

RC: Sí, pero es David contra Goliat, ¿no? Y lastimosamente, al contrario de la historia bíblica, está venciendo Goliat, porque todo está a favor de ellos.

Es la estructura internacional, las cortes en Estados Unidos contra los demandantes de Lago Agrio, como se llama, —Lago Agrio es la ciudad donde se estaba realizando el juicio—, ¡fue terrible! Testigos comprados abiertamente por Chevron, ¡algo increíble realmente!

Es la lucha de David contra Goliat. ¡Ojalá se cumpla la historia bíblica y finalmente prevalezca David!

OB: Nosotros estuvimos haciendo el documental con usted el 30 de septiembre de 2014, la fecha seguramente le será conocida.

Estuvimos en el centro de Quito, usted pronunció un discurso en aquel evento dedicado a analizar la Restauración Conservadora, que fue un término que ustedes bastante bien acuñaron y les preocupó desde un inicio.

A mí realmente me impresionó aquella noche, aquel discurso, y además tuve la posibilidad, y no me equivoqué, obviamente, de hacer un pronóstico sobre las elecciones en Ecuador, y lo hice con la presidenta de la Asamblea Nacional. Después que lo vi a usted, cantando, bailando, a usted…

RC: (Risas). Dijo “van a perder”.

OB: … A usted solo no; a Patiño, a Jorge Glass…

RC: “Si no logran que el Presidente pare de cantar van a perder”.

Entrevista al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado a Mundo Latino, durante su visita a Cuba para recibir la Orden José Martí y el Título de Honoris Causa de la Universidad de La Habana, mayo de 2017. Foto: Juvenal Balán / Mundo Latino / Cubadebate

Entrevista al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado a Mundo Latino.

OB: “Después de lo que han hecho”… Realmente lo que le dije fue: “Después de lo que ustedes han hecho ya, y cantando y bailando como lo hacen, es imposible que ustedes pierdan las elecciones”. (Risas).

RC: (Risas). No, nosotros estábamos seguros de que íbamos a ganar, de hecho fue más duro de lo que esperábamos; pensábamos ganar con mayor amplitud.

Es motivo de preocupación que una propuesta tan troglodita, tan primaria, tan cavernaria, porque es ese el capitalismo más salvaje, el neoliberalismo más elemental, más burdo, el que proponía nuestro adversario, haya obtenido el 49 % de los votos, casi el 49 %.

Es motivo de reflexión y estamos haciendo esas reflexiones. Felizmente vencimos, la mayoría del pueblo ecuatoriano ha ordenado que continúe la Revolución Ciudadana, y bueno, tenemos cuatro años para corregir cualquier error.

Video ---> Entrevista completa 

 

Perspectiva Ciudadana