|
Alfredo Núñez Fernández
| |
Domingo, 11 de Agosto de 2013
|

La crisis económica mundial que nos aqueja desde finales del 2007, ha dejado al descubierto las carencias e irregularidades en el manejo de muchas economías europeas, con especial énfasis en Grecia y España. La economía helena se ha convertido en el mejor ejemplo de cómo puede una economía fracasar: maquillaje contable, corrupción política y déficit fiscal. La madre patria por su parte no se queda atrás: desempleo rampante, fallidas reformas, déficit, estancamiento económico y el sonado caso de corrupción Bárcenas que podría poner en tela de juicio el mantenimiento del partido de gobierno.

Aún con este sombrío panorama en la economía española podríamos estar ante el principio de la senda del anhelado crecimiento económico. Aunque es muy temprano para celebrar, los datos de este tercer trimestre señalan un crecimiento de un 0.1%, que siendo débil, muestra la reanimación de los indicadores de actividad.

Para el cierre de este 2013 se tiene proyectado una caída del producto interno bruto del 1.4%, pero a partir de este tercer trimestre consolidándose el próximo año, tendremos un crecimiento del 0.9%, lo que marcaría el inicio de una fase expansiva.

El crecimiento no es solo cuestión de numeritos abstractos. Uno de los fuertes dolores de cabeza en la madre patria es la falta de empleo; la misma ha llevado a que miles de jóvenes busquen un mejor futuro en otros países y ha provocado a que muchos inmigrantes que veían en España su pasaporte para mejorar su situación económica, regresen a su país de origen.

Pero el empleo también mejoraría ante las recientes estimaciones. Para finales de este año se reduciría al 26.2%, casi un punto porcentual menos; y para el 2014 otro punto porcentual, para colocarse al 25.4%.              

El futuro podría ser más promisorio. Luego de esta incipiente visualización de la luz al final del túnel, es necesario aunar esfuerzos para acometer las reformas estructurales pendientes y lograr una unión bancaria sistémica entre todos los países de la zona euro.

 

 

Perspectiva Ciudadana