|
|
Jueves, 03 de Febrero de 2011
|

El Cairo. En la Plaza Tahrir de El Cairo, centro de las protestas de los últimos días, se registraron tiros en la madrugada del jueves. Al parecer seguidores del presidente egipcio, Hosni Mubarak, dispararon contra opositores del mandatario, informó la televisora Al Yazira.

El saldo es incierto. Un doctor que una la cadena de televisión Al Arabiya refiere que cuatro personas murieron y 13 resultaron heridas.

Un testigo dijo por su parte a Al Yazira que hay seis muertos.

Varias ambulancias abandonaron a las 4:00 horas locales la plaza. Según el canal CNN, un hombre al parecer recibió un balazo en el vientre.

Algunos disparos esporádicos comenzaron a oírse hacia las 4:00 horas locales y seguían siendo escuchados una hora más tarde, indicó otro corresponsal de la Afp que está en el lugar.

Los disparos proceden del Puente de Octubre, donde se han apostado los partidarios del presidente Mubarak.

Entre los miles de manifestantes contrarios al gobierno en la Plaza Tahrir hay muchas mujeres y niños.

Horas antes, defensores de Mubarak atacaron a manifestantes con golpes de puños, palos y cócteles Molotov, mientras el gobierno rechazaba los pedidos internacionales para que el líder ponga fin a su mandato de 30 años.

Los opositores dijeron que los partidarios de Mubarak eran miembros de las odiadas fuerzas policiales vestidos de civil, una acusación negada por el Ministerio del Interior.

Este clima de violencia, tras días de manifestaciones relativamente tranquilas, complica los cálculos de Estados Unidos para que el país realice una transición ordenada del poder.

En respuesta a esta agitación, la Casa Blanca dijo que era vital detener la violencia para permitir el traspaso de poder.

"Si alguno de los actos de violencia es promovido por el gobierno, esto debe detenerse de inmediato", dijo el portavoz Robert Gibbs.

Se produjeron caóticas escenas en la plaza Tahrir (Liberación), donde algunos manifestantes pasaban montados en caballos, camellos y en carruajes, blandiendo látigos y palos.

El vicepresidente de Egipto, Omar Suleiman, exhortó hoy a todos los manifestantes a irse a su casa y a respetar el toque de queda para restablecer la tranquilidad.

Asimismo, declaró que su diálogo con las distintas fuerzas políticas depende de un fin de las protestas en las calles.

El ejército egipcio intervino este miércoles en los enfrentamientos en el centro de El Cairo entre partidarios y adversarios del presidente Hosni Mubarak, disparando tiros de advertencia, comprobó un periodista.

Los manifestantes celebraron la intervención de los soldados y algunos hasta se subieron a los tanques de los militares que se mantuvieron al margen de los violentos enfrentamientos que se produjeron en la céntrica plaza Tahrir, donde la oposición mantiene multitudinarias concentraciones desde hace nueve días.

"Pueblo y ejército, la mano en la mano", gritaron, según periodistas.

Perspectiva Ciudadana